Home Locales “La vida sigue adelante, aunque tú pares”
“La vida sigue adelante, aunque tú pares”
0

“La vida sigue adelante, aunque tú pares”

0
0

Locales- Gift of hope 1El profundo amor de una madre por mantener vivo el legado de esperanza de su hija

Para una madre, perder a un hijo o hija es un golpe devastador que sólo la fe y el tiempo podrán sanar, aunque la vida no vuelva a ser igual. Este es el caso de Carolina Núñez; mamá de Kassandra Castillo, una joven emprendedora, extraordinariamente generosa y compasiva cuya vida terminó trágicamente en un accidente automovilístico poco después de cumplir los 18 años y de haberse graduado de la secundaria. Para Carolina Núñez, este día de las madres y muchas otras fechas conmemorativas tendrán un nuevo significado porque su niña ya no estará físicamente con ella; aunque su esencia y memoria siempre estará viva y latente en su corazón y en las vidas que Kassandra ayudó a salvar.

Cuando los médicos confirmaron la muerte de Kassandra a su familia, un representante de Gift of Hope habló con la Sra. Núñez sobre la posibilidad de donar los órganos de su hija y poder así salvar otras vidas. Sin pensarlo dos veces, Carolina autorizó la donación, con la certeza de que eso es lo que Kassandra hubiese querido. Más de 500 amigos y familiares estuvieron presentes en su funeral, demostrando el cariño y admiración que sentían por ella y por todos sus gestos de amistad, amor y esperanza que siempre compartió con todos aquellos que se cruzaron en su camino.

Kassandra vivió su vida creyendo en el impacto positivo que todos los seres humanos pueden tener y crear en los demás, independientemente de su género o edad. Su lema: “la vida sigue adelante, aunque tú pares” lo compartía día a día con intensidad y con todos aquellos a su alrededor. Su energía contagiosa superada solamente por su insaciable generosidad y compasión, permitieron que Kassandra dejara huellas de amor, amistad, humildad y hermandad en amigos, familiares, vecinos e inclusive en aquellos que la conocían por primera vez. “Ella era donante de sangre en su secundaria y cuando cumplió los 18 años, decidió que iba a ser donante de órganos y tejidos, una decisión que compartió con su hermano”, expresó Carolina, mamá de Kassandra. “A Kassandra le gustó siempre ayudar a la gente; aconsejar a todos, incluyéndome a mí. Ella soñaba con convertirse en psicóloga para trabajar con niños con Síndrome de Down. Era muy emprendedora y positiva y todas sus metas tenían que ver con ayudar a la gente necesitada”, añadió Carolina.

Aunque embargada por el dolor y los recuerdos de su hija, Carolina decidió establecer la fundación Kassandra Vive para ayudar a cumplir los planes y sueños que su hija luchaba por alcanzar. La fundación Kassandra Vive tiene como objetivo ayudar a la niñez y juventud Latina de Chicago a cumplir sus sueños de un futuro prometedor y lleno de armonía. Tal y como era el alma de Kassandra. “La psicóloga de duelo me recomendó encontrar una actividad que me alentara para poder continuar, y fue en ese momento que decidí que Kassandra y yo seguiríamos juntas y brindando ayuda a todos aquellos que la necesiten a través de esta fundación”, compartió la Sra. Núñez.

“No hay manera de saber cuánto tiempo estaremos aquí ni lo que nos depara el futuro, pero todos tenemos la oportunidad de dar el regalo más grande de esperanza a través de nuestra generosidad y compasión. La donación de órganos y tejidos representa esa oportunidad de compartir con nuestros semejantes el milagro que pueda salvarles la vida”, expresó Raiza Mendoza, Gerente de Asuntos Latinos para Gift of Hope.

Este año 7,000 personas a nivel nacional morirán en la lista de espera por un trasplante y en el estado de Illinois 300 de estas personas morirán en espera. Cada uno de nosotros podríamos salvar 25 vidas si nos inscribimos como donantes de órganos y tejidos. Kassandra es un testimonio de lo importante que es compartir con nuestras familias y amigos el deseo de inscribirnos como donantes de órganos y tejidos, tal como lo hizo ella con su hermano, ya que en muchas ocasiones serán nuestros seres queridos quienes nos ayuden a dar este regalo de esperanza.

“Como mamá siento que al donar sus órganos, Kassandra no sólo dio el regalo de vida a tres personas, pero de igual manera me dio un regalo a mí, porque ahora cuando siento mucho dolor pienso que pedacitos de ella aún viven en otras personas a las que ella ayudó. El haber donado sus órganos y seguir ayudando a personas que lo necesitan a través de Kassandra Vive, es lo que me alienta y da valor para continuar”, concluyó la Señora Núñez.

El legado de esperanza que nos deja Kassandra: “La vida sigue adelante, aunque tú pares”, nos demuestra que nunca es ni muy temprano ni demasiado tarde para dar lo mejor de nosotros. Para más información sobre la donación de órganos visita: www.giftofhope.org/espanol

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *