Home Uncategorized La Virgen de Fátima celebra 96 años de su aparición
La Virgen de Fátima celebra 96 años de su aparición
0

La Virgen de Fátima celebra 96 años de su aparición

0
0

Misterios, Mitos y Lyendas

En 1917 la Virgen se apareció a 3 niños en la localidad de Fátima, en Portugal, dejando inquietantes mensajes. Así fueron sus apariciones…

Lucía con 10 años de edad, Jacinta con 7 y Francisco a falta de un mes para cumplir los 9, tras asistir a Misa llevaron las ovejas a pastar a Cova de Iría, a 2 Km. de su aldea y tras merendar y rezar el rosario comenzaron a jugar.

De pronto les pareció ver un relámpago y, temerosos de que se acercase una tormenta, reunieron el rebaño para volver a casa pero, tras un nuevo relámpago, vieron sobre la copa de una pequeña encina “Una Señora vestida de blanco, más brillante que el sol y esparciendo luz más clara e intensa que un vaso de cristal lleno de agua cristalina atravesado por los rayos del sol más ardientes”, según palabras de Lucía.

Los niños quedaron inmóviles y la Virgen entabló una conversación primero con Lucía y después con todos como sigue: – No tengáis miedo, yo nos os hago daño.

– ¿De dónde es Vd.?

– Soy del Cielo.

– ¿Y qué es lo que Vd. viene a hacer al mundo?

– Vengo a pediros que vengáis aquí seis meses seguidos. Después os diré quién soy y lo que quiero.

– ¿Vd. sabe decirme si la guerra durará mucho tiempo todavía o acabará pronto?

– No te lo puedo decir hasta que no te diga también lo que quiero.

– ¿Sabe decirme si también yo iré al Cielo?

– Sí, vas.

– ¿Y mi prima?

– También.

– ¿Y mi primo?

– También irá, pero tiene que rezar muchos rosarios.

La Virgen prosiguió: – ¿Queréis ofreceros a Dios para aceptar todos los sufrimientos que Él quiera enviaros, en acto de reparación por los pecados con que es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores?

– ¡Sí, queremos!

– Tendréis pues, mucho que sufrir, pero la gracia de Dios será vuestra fortaleza. Mientras la visión desaparecía, la Virgen pidió lo siguiente: “Rezad el rosario todos los días para alcanzar la paz para el mundo y el fin de la guerra”.

2ª aparición de la Virgen-13 de junio de 1917

Acompañados esta vez por unas 50 personas, mientras rezaban los niños el rosario, volvió a aparecerse la Virgen María sobre la misma encina y les habló como sigue: – ¿Qué quiere Vd. de mí?

– Quiero que vengáis aquí el día 13; después os diré lo que quiero.

– Quería pedirle que nos llevase al Cielo.

– Sí, a Jacinta y a Francisco los llevaré pronto. Pero tú te quedarás aquí algún tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrazase, le prometo la salvación y estas almas serán amadas por Dios, como flores colocadas por mí para adornar su trono.

– ¿Me quedo aquí solita?

– No, hija. ¿Y tú sufres mucho por eso? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.

3ª aparición de la Virgen-13 de julio de 1917

En esta ocasión se habían reunido unas 3.000 personas. Lucía rezaba cuando volvió a surgir el relámpago y tras él la Santísima Virgen, cuyo diálogo con Lucía fue así: – ¿Qué quiere Vd. hoy de mí?

– Quiero que continúes rezando el rosario todos los días, en honor de Nuestra Señora del Rosario, para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra, porque sólo Ella lo puede conseguir.

Lucía le comenta que algunos enfermos quieren ser curados por Ella. Y la Virgen promete atender dichas peticiones. También le comenta que muchas personas no quieren creer en la veracidad de Su aparición: – ¡Haga un milagro para que todos crean que Vd. se nos aparece!

– En octubre haré un milagro para que todos crean. Sacrificaos por los pecadores y decid: “Oh Jesús, es por Vuestro amor, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María”.

4ª aparición de la Virgen19 de agosto de1917

Los niños se preparaban para asistir al lugar y fecha señalada por la Virgen para su siguiente aparición pero el Administrador del Ayuntamiento de Vila Nova de Ourém se presentó en casa de Lucía y se llevó a los niños con él. Los mantuvo retenidos en su propia casa 3 días. Durante ese tiempo, no sólo les interrogó y les exigió que negasen la veracidad de las Apariciones sino que les exigió que le revelasen el Secreto. Pero, viendo que no conseguía nada de cuanto pretendía, terminó por devolverle los niños a sus padres. La gran multitud que esperaba en Cova de Iría la llegada de los niños a punto estuvo de provocar un motín contra el Administrador, de no ser por los fenómenos misteriosos que aquél día se vieron en el cielo y que contribuyeron a calmar los ánimos y a mantener la esperanza para el mes siguiente.

Unos días después pastoreaban con su rebaño cuando vieron de nuevo a la Virgen María sobre la copa de una encina: – ¿Qué es lo que Vd. quiere de mí? – le preguntó Lucía.

– Quiero que sigáis yendo a Cova de Iría y que continuéis rezando el rosario todos los días. Y compungida y triste añadió: Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, pues van muchas almas al Infierno por no haber quien se sacrifique y pida por ellas.

5ª aparición de la Virgen-13 de septiembre de 1917

En esta ocasión se llegaron a reunir unas 25.000 personas. Rezaron los pastorcitos el rosario, tras lo cual se repitió el relámpago y tras él la aparición de la Virgen que comenzó a dialogar con Lucía: – ¿Qué quiere Vd. de mí?

– Quiero que continuéis rezando el rosario todos los días para alcanzar el fin de la guerra. El último día vendrá también San José con el Niño Jesús para dar la paz al mundo y Nuestro Señor para bendecir al pueblo.

Lucía le pide que: – ¡Haga un milagro para que toda la gente crea que Vd. se nos aparece!

– Sí, en octubre haré un milagro para que todos crean.

Y la Virgen añadió: “Dios está contento con vuestros sacrificios, pero no quiere que durmáis con la cuerda; llevadla sólo durante el día”.

6ª aparición de la Virgen- 13 de octubre de 1917

Bajo la expectativa del milagro anunciado y por la divulgación en la prensa de las Apariciones, llegaron a reunirse más de 50.000 personas, a pesar de que la lluvia caía torrencialmente.

Al mediodía, comienza el diálogo entre la Virgen y Lucía: – ¿Qué es lo que Vd. quiere de mí?

– Quiero decirte que hagan aquí una capilla.

– ¿Y cómo se llama Vd.?

– Soy la Señora del Rosario. Continuad rezando el rosario todos los días, para que Dios perdone vuestros pecados y para que la gente vaya al Cielo. Si se enmendasen, la guerra acabaría hoy mismo, esperad los soldados, porque volverán pronto. Y entristeciendo, la Virgen dijo: – No ofendan más a Dios Nuestro Señor que ya está muy ofendido.

– ¿No quiere nada más de mí?

– No quiero nada más.

“Y abriendo las manos, dice Lucía, las hizo reflejar en los fulgores solares y, mientras se elevaba, su propia luz continuaba proyectándose en el disco luminoso”. Lucía señaló hacia el sol y gritó al pueblo: “¡Miren al sol!”. El cielo oscuro y lleno de nubarrones comenzó a abrirse y apareció el sol. Éste parecía oscuro y plateado, de tal manera que no dañaba la vista. Proyectaba los colores del arco iris que se iban reflejando en las nubes, las personas, los árboles y el aire. Y, entre tanto, giraba sobre sí mismo y por tres veces bajó hasta la altura del horizonte como si cayese sobre la tierra. La danza del sol duró unos 15 minutos y mientras tanto, unos lloraban, otros gritaban de admiración o terror, muchos se arrodillaban y pedían perdón a Dios y a la Virgen…

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *