Home Editoriales La zanahoria delante del burro
La zanahoria delante del burro
0

La zanahoria delante del burro

0
0
Tab Machado
Tab Machado

La motivación para alcanzar metas es un principio básico del éxito, ya que una persona debidamente estimulada redobla y multiplica su esfuerzo para lograr el fin perseguido pero, una vez allí, es preciso que disfrute un momento de su conquista o del beneficio de tanto esfuerzo para poder continuar su lucha con nuevos bríos.

Lo malo de este procedimiento es cuando terceras personas tercian en la situación siendo las que ponen la meta, la motivación y la exigencia y, una vez logrado el objetivo, se olvidan de quien realizó el trabajo para alcanzar el éxito y también de la recompensa prometida. Dicho de otra manera: ponen por delante un pago que saben que no van a dar para lograr una meta que beneficia únicamente a su persona y no a quien realiza el esfuerzo… Es la vieja táctica de la zanahoria delante del burro. ¿Conoces la historia?

Dice la fábula que para que un burro tire del carro hay que ponerle una zanahoria adelante lo bastante cerca para que crea que la va a alcanzar pero, a su vez, lo suficientemente lejos para que no lo logre. El burro piensa que alcanzará la zanahoria y realiza el mayor esfuerzo pero, al final del día y habiendo cumplido su cometido, la zanahoria aun está frente de sí. El amo lo mira y le dice que mañana seguramente tendrá más fuerza y conseguirá su merecida recompensa, pero todo es inútil y se convierte en un juego de nunca acabar… Incluso hay días que casi atrapa la zanahoria y la esperanza se redobla. Lastimosamente al otro día hará nuevamente su mejor esfuerzo pero tampoco conseguirá el objetivo y, mientras tanto, el carro va para adelante y se cumple el objetivo.

Cierto día el granjero preparó al burro muy temprano y salió camino del pueblo para vender los productos de su granja en el mercado local. Era una mañana con neblina y, mientras el hombre cantaba, el burro empujaba con más fuerza que nunca el carro para ver si esta vez si podía alcanzar su zanahoria. Sin embargo y, como siempre, al llegar al pueblo quedó en los establos sin nada y el granjero se fue al mercado.

El tiempo pasó y cuando ya despuntaba la tarde el granjero regresó feliz porque había sido un día excepcional de ventas. Enganchó el burro al carro le puso su zanahoria adelante pero cuando agitó las riendas el burro ni se inmutó. Ni un solo paso dio… ya eran muchos años empujando para nada y el burro simplemente se plantó en sus cuatro patas y de allí no se movió. El granjero sacudió su cabeza con decepción, golpeó cruelmente al animal… pero nada, ni medio paso dio el burro, aun teniendo la zanahoria por delante. Fue entonces cuando el hombre se bajó del carro y caminó hacia su granja en busca de otro burro que fuera más joven e inexperto. Volvió con él, lo enganchó al carro, le dio de probar unas pocas rebanadas de zanahoria y le puso a su frente una enorme hortaliza, con lo que el burro empezó a empujar del carretón con gran fuerza para poder comérsela… Atado atrás del carro iba el primer borrico cabizbajo y decepcionado…

El granjero miró al burro joven y con una gran sonrisa pensó: “Se conforma con poco, basta la promesa de una zanahoria para hacerlo feliz. “Eres un tonto” le dijo en voz alta al pobre animal “hacer el esfuerzo a cambio de nada”…

Es una pena que muchas personas en la actualidad hayan decidido copiar el método de la zanahoria y el burro del granjero para su propio beneficio y la mejor forma que han encontrado para motivar a otros individuos es prometerle un gran recompensa por su mejor y mayor esfuerzo y colgárselo delante de sus ojos para que empujen el carro de los sueños a cambio de nada…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *