Home Uncategorized Las caras de Bélmez
0

Las caras de Bélmez

0
0
Las caras de Bélmez
Las caras de Bélmez

Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

Bélmez de Moraleda es un pueblo español situado al norte de Andalucía. Es en el pueblo completamente común de apariencia, pero en el que se ha producido uno de los fenómenos más extraños e inexplicables de nuestra época: “Las caras de Bélmez”. Éstas

aparecen sin que nadie sepa qué son ni quién las ha hecho. Hasta el día de hoy, nadie ha podido encontrar una explicación.

El 23 de agosto de 1971, en el número 5 de la calle Rodríguez Acosta, María Pereira como de costumbre estaba a punto de preparar la comida familiar. Pero ese día María no estaba sola. Según relató la misma María: “Estaba preparando la comida cuando observé una mancha sobre el suelo. Pero cuanto más miraba la mancha, mayor era la impresión de ver una cara aparecer. Pensé que estaba enferma, con fiebre o algo, así que avisé a mis vecinas para que vinieran a ver.”

Las vecinas acudieron a la llamada y se quedaron igual de estupefactas que María. Ninguna podía comprender lo que estaba pasando: “Vinimos a ver lo que nos decía María. Quisimos verificar eso que nos contaba. Pero descubrimos un espectáculo horroroso.” Otra vecina afirmó: “Tuvimos mucho miedo. Las caras aparecían y  desaparecían en el suelo. No sabíamos porqué estaba pasando eso. Una cara…y otra más… nadie comprendía nada. Pero estaba aterrada.”

Después del suceso, María no comprendía que estaba pasando, pero tampoco quería comprenderlo. Lo único que deseaba era hacer desaparecer esas manchas y que los fenómenos dejaran de ocurrir. “Intenté quitar las caras con detergente. Quería olvidarme como fuera de lo que había pasado. Pero aunque los rastros se iban, poco después reaparecían en otro lugar.”

Las caras de Bélmez
Las caras de Bélmez

Este fenómeno comenzó a inquietar a la familia Pereira. Para acabar con esas extrañas manchas para siempre, Miguel, el hijo de María, decide rehacer totalmente el suelo de la cocina. Pero pronto volvió a aparecer otra cara incrustada en el suelo. Rápidamente la noticia se difundió y tomó una amplitud nacional. La casa de los Pereira fue asaltada por una multitud curiosa, intrigada por esta manifestación sobrenatural.

Desesperada, María se dirigió al gobernador de la provincia para que convocara a científicos y parapsicólogos. Se rehízo una nueva vez más el suelo de la cocina y se cerró durante tres meses, con las puertas y ventanas selladas para que nadie pudiese entrar. Tres meses más tarde abrieron nuevamente la cocina y pudieron comprobar lo inimaginable: diecisiete nuevas caras habían aparecido. Los científicos trataron de encontrar una explicación razonable, pero no encontraron nada. Las caras aparecieron de debajo del cemento.

Cavaron entonces a varios metros de profundidad y se encontraron con un descubrimiento increíble y aterrador: la casa había sido construida sobre un cementerio del siglo XIII. Aparecieron allí huesos de niños, adolescentes y personas adultas. Incluso aparecieron hasta fotos de personas que habrían sido torturados en esa casa durante la guerra civil. Dos parapsicólogos hicieron pruebas acústicas y su conclusión fue inquietante: gritos, quejas, lamentos,…

Se pensó entonces que las caras trataban de establecer un contacto con María Pereira ya que las expresiones de las caras parecían atadas a los sentimientos de la mujer. Es lo que se llama teleplastia. María falleció el 3 de febrero de 2004 a la edad de 85 años. Esta mujer era tal vez la única persona que tenía la respuesta de lo que será para siempre un misterio.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *