Home Uncategorized Las catacumbas de los monjes capuchinos
0

Las catacumbas de los monjes capuchinos

0
0
catacumbas
catacumbas

Una de las leyendas mas terroríficas de la historia nos remonta a Palermo, Sicilia, Italia, en el año 1599, época en la cual las catacumbas de los monjes Capuchinos dieron que hablar.

Fue en ese mismo año en el que los frailes se dieron

cuenta de que el área de las antiguas catacumbas resultaba poco espaciosa para la demanda de cuerpos que debían depositar en ellas y decidieron ampliarlas bajo la zona del altar mayor de la Iglesia de los Capuchinos. El antiguo lugar en donde se encontraban las mismas quedó deshabitado y listo para usarse como una especie de hospital u hostal para los viajeros que llegaban a Palermo de noche y no podían entrar a la ciudad, cuyas puertas se cerraban herméticamente. Así, la primitiva cripta se transformó en refugio de viajeros… por lo que fue allí, precisamente, en que la leyenda comenzó extenderse escalofriantemente…

La primera gran sorpresa fue al ir a retirar los restos óseos de las personas fallecidas para trasladarlos a las nuevas sepulturas de la catacumba. Al hacerlo, los frailes hallaron que 40 cuerpos enterrados allí se conservaban con la carne flexible aunque momificada, como si hiciese poco tiempo que hubiesen muerto. Esto fue a causa de la sequedad del terreno y las corrientes de aire. Pero, además, a que los hermanos capuchinos desarrollaron una serie de técnicas especiales de embalsamamiento que les permitían conservar los cuerpos en buenas condiciones, evitando la putrefacción.

Estos cuerpos habían sido enterrados siguiendo su costumbre, sin caja, directamente en la tierra, en nichos excavados en las paredes. Trasladaron los cuerpos a sus nuevos refugios y, a medida que hacía falta, iban excavando nuevas galerías subterráneas así como nichos en sus muros.

Entre los años 1866 y 1897 los frailes capuchinos fueron expulsados de Palermo. El ayuntamiento de la ciudad se hizo cargo entonces de las catacumbas, pero no se interesaron por el cuidado de los cuerpos tal como lo hacían sus antiguos propietarios. Fue recién en el año 1897 cuando los capuchinos regresaron a Palermo y comenzaron la enorme labor de restaurar los daños producidos en los cuerpos por el mal cuidado de las autoridades sicilianas.

A partir de 1898 se permitió que cualquier ciudadano que falleciese pudiese  ser sepultado en las catacumbas. Allí todo cambió y los misterios comenzaron a hacerse presente nuevamente. Se comentaba que los cuerpos de las mujeres expuestos en las galerías de la cripta cobraban vida.

catacumbas
catacumbas

Una de las historias más famosas que proviene de las catacumbas de los Capuchinos es la de la pequeña Rosalía Lombardo, una niña que por orden de su padre, un mafioso de principios del siglo pasado, fue mandada a embalsamar por medio de una técnica que consistía en una inyección de fuertes químicos. Tan exitosa fue la técnica que hoy en dia el cadáver está intacto y parece que Rosalía durmiera, sin embargo muchos afirman que no es así.

El 4 de marzo de 1967, Juan Antonelli, un turista curioso, afirmó haber visto a Rosalía llorando en una de las galerías y a partir de allí los encargados del cuidado de las instalaciones y muchos turistas afirman haber visto a la niña jugar sola en los oscuros pasillos de las catacumbas…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *