Home Uncategorized Leyendas de Jalisco
0

Leyendas de Jalisco

0
0
Jalisco
Jalisco

¿Quién no ha escuchado alguna vez historias extrañas que dicenhaber ocurrido en nuestros propios pueblos? Las leyendas urbanas son fábulas populares que corren de boca en boca como si fueran ciertas…

En el mes de agosto, como preludio de la celebración de la Semana Jalisco que realiza la Federación Jalisciense del Medio Oeste para honrar la cultura y las tradiciones jaliscienses, estaremos relatando leyendas urbanas que, según dice el acervo popular, han sucedido en diferentes pueblos y ciudades de Jalisco. Hoy, como inicio, nos referiremos a dos narraciones populares de Colotlán.

La primera de ellas es la leyenda de San Nicolás y dice que en el cerro de San Nicolás, en la cueva del Meco, fue encontrada una imagen de San Nicolás Tolentino. Una versión cuenta que mientras un hombre buscaba leña, su hijo encontró dicha imagen cuando jugaba. El niño se convirtió así en “mensajero”, pues la imagen se comunicó con él para pedirle al párroco que se le construyera un templo en Colotlán. La petición fue desatendida al principio, pero luego de

Jalisco
Jalisco

confirmar que aquella era imagen reconocida por la iglesia se accedió a la construcción de un templo en su honor.

Traída la imagen y puesta en un lugar destinado para ello sucedía que un día después no estaba, desaparecía inexplicablemente. Ocurrido este incidente, repetidas veces, la lógica popular indicó que quizá debería traerse bajo ciertas condiciones. Justo cerca de la cueva se hallaba un tronco ahuecado, cuyo golpeteo con algunos palitos dejaba escuchar un ritmo peculiar. A este se le llamo toncontín y se dedujo que tal vez al santo le gustaba la música y el baile. Fue hasta entonces que a ritmo del mencionado instrumento rústico y bailando, trajeron la imagen, donde permanece hasta nuestros días.

Otra versión relacionada con esta leyenda es aquella que señala que al ser esta una región indómita y difícil de evangelizar, los misioneros debieron crear una estrategia que permitiera combinar ritos prehispánicos religioso con los cristianos.

Como parte de la tradición relacionada con esta leyenda, resulta la costumbre de bailarle al santo, no solo durante el novenario, sino en cualquier época del año en que se le visita, para “pagarle la manda”. De esta misma leyenda surge el refrán popular que dice “me la pagarás con bailadas”. Del toncontín se sabe que no hace mucho tiempo aún permanecía en el templo en el atrio de San Nicolás, de donde desapareció. Se cree haberlo visto en algún museo.

La segunda leyenda de Colotlán que haremos referencia hoy se llama La Piedra China y cuenta que hace mucho tiempo atrás vivió por el rumbo de la piedra china una mujer. Se la describía como hermosa, bien proporcionada, de mirada y sonrisa cautivante. Sumado a lo anterior, la caracterizaba su alegría y gusto por los bailes. Dicha mujer tenía dos hijos pequeños, a quienes con frecuencia dejaba solos para asistir a todo tipo de fiestas.

En una ocasión que salió para asistir a una de ellas, la sorprendió una fuerte tormenta que le impidió regresar a su casa aquella noche. A medida que avanzaba la jornada, comenzó a preocuparse por la suerte de sus hijos, pero nada pudo hacer, el río había crecido tanto, que era imposible cruzarlo.

Tuvo que esperar hasta el día siguiente. Se cuenta que la mujer  deambulaba de un lado al otro con el rostro ensombrecido, por la angustia de no saber de sus hijos que, lamentablemente ya no estaban, pues habían sido tragados por los cerdos.

Jalisco
Jalisco

Se dice que al contemplar aquella escena enloqueció y, después, desapareció. Algunos dicen que se le llegó a ver como sombra, casi como un fantasma por el rumbo en busca de sus hijos. También se dice haberla escuchado gemir lastimosamente, siempre balbuceando el nombre de sus pequeños.

La versión popular establece que el castigo de esta mujer fue que quedó convertida en piedra, la que hoy conocemos como Piedra china y que permanece enterrada desde hace mucho tiempo en el barrio que hoy lleva ese nombre (La piedra china).

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *