Llega la temporada de frio… Consejos para protegerte y disfrutar del invierno

El invierno se avecina rápidamente y debes tomar precauciones para cuidar tu salud y disfrutar de la temporada de frio

La Organización Mundial de la Salud recomienda mantener la temperatura en el interior de las viviendas y edificaciones entre los 64 y los 75 grados Fahrenheit si son ocupadas por personas que gozan de buena salud. Cuando se trata de proteger a los más pequeños, a los ancianos y a las personas con problemas de salud se recomienda que la temperatura esté por encima de los 68 grados Fahrenheit.

Cuando se encuentre en el exterior, tome precauciones extras que le ayuden a reducir el riesgo de la hipotermia y la congelación. En condiciones de vientos fuertes son mucho más probables los problemas de salud relacionados con el frío. Asegúrese de que la capa exterior de la ropa que use sea de un tejido apretado para reducir la pérdida de calor corporal causado por el viento. Si va a pasar un tiempo al aire libre no ignore si empieza a temblar ya que esta es una primera señal importante de que el cuerpo está perdiendo calor y es una alerta para que regrese rápidamente puertas adentro.

Dado que el clima frío adiciona una carga extra al corazón, si usted tiene problemas cardíacos o tiene la presión arterial alta, siga las instrucciones de su médico acerca de apalear nieve o de realizar cualquier tipo de actividad física extenuante al aire libre. Incluso los adultos que tienen buena salud deben recordar que sus cuerpos están trabajando con un esfuerzo adicional sólo para mantener el calor, por lo que deben vestirse adecuadamente y trabajar de manera lenta cuando se hacen tareas pesadas al aire libre.

Manténgase seguro mientras calienta su casa

Tome precauciones para evitar la exposición a niveles peligrosos de monóxido de carbono.

Los costos crecientes del gas natural y de la calefacción con petróleo pueden llevar a muchos a usar métodos alternativos de calefacción doméstica con el fin de reducir las cuentas durante este invierno. Pero las estufas de leña, los calentadores, los calentadores eléctricos, los calentadores de kerosene y las estufas de pellet pueden ser peligrosos a menos que se sigan las medidas de seguridad apropiadas.

Nunca intente descongelar una tubería con una llama abierta o con una antorcha y esté consciente de la posibilidad de un choque eléctrico cuando se encuentra en una superficie de agua estancada o cerca de ella. Para evitar que las tuberías se congelen en su hogar deje que los grifos goteen un poco y así no se congelen, abra las puertas de las alacenas para permitir que entre más calor en las tuberías no aisladas debajo del fregadero o en aparatos electrónicos cerca de una pared que dé al exterior. Deje la calefacción encendida y a una temperatura no por debajo de los 55 grados Fahrenheit.

Otras precauciones importantes

Durante el invierno, el frio y la nieve, las personas son más propensas a sufrir enfermedades respiratorias, aumentar de peso y hasta sufrir depresiones y cuadros de estrés. Por eso es recomendable adoptar algunos consejos para sobrellevar de mejor manera la temporada de frio.

Mantener y reforzar los hábitos de higiene

En invierno, los virus que causan los resfríos y la gripe circulan con mayor frecuencia y la tasa de contagio aumenta por el hecho de estar en ambientes cerrados y mal ventilados. Para ello, lavarse las manos sigue siendo una de las mejores formas de evitar el contagio. Además, es recomendable taparse la boca o cubrirse con el brazo al momento de estornudar o toser para evitar la propagación de los gérmenes. Asimismo, hay que evitar tocarse los ojos, la boca y nariz ya que de este modo es como se propagan los virus presentes en sus manos.

Evitar cambios bruscos de temperatura

Los extremos de temperatura son perjudiciales en esta época del año. Por eso, se debe tomar en cuenta que la temperatura de la vivienda debe estar en torno a los 68º F y es aconsejable asimismo ventilar periódicamente los ambientes.

No desatender la protección solar

Los rayos de sol pueden quemar la piel durante esta época del año, especialmente para aquellos que practican deportes invernales o al aire libre o en lugares con alto reflejo de los rayos del sol (como agua y nieve). Por eso, es necesario aplicar protección solar con altos índices de protección UV (ultravioleta) en las zonas de la piel que no se encuentren cubiertas por la ropa.

Reforzar el cuidado de la piel

Durante esta época del año, la piel lucha contra los efectos del frío y los cambios bruscos de temperatura. Para afrontar estas variables es aconsejable estar pendientes de hidratar, proteger y nutrir la piel para evitar descamaciones, paspaduras y grietas.

Cuidar de la alimentación

En invierno, el cuerpo necesita más calorías para afrontar el frío, lo cual suscita la probabilidad de aumentar de peso durante la temporada. Para evitar esta situación, es recomendable mantener los horarios de alimentación, modificar la temperatura de las comidas con alimentos tibios y añadir a la dieta una variedad de frutos secos.

Es necesario también aumentar la ingesta de vitaminas A, C Y D mediante los alimentos apropiados (cítricos, verduras de hoja, lácteos, etc.). La vitamina A evita la resequedad del cutis y las grietas en los labios. Por su parte, la vitamina C ayuda a aumentar las defensas y a prevenir resfríos.

Adecuar la indumentaria

El consejo más práctico es vestirse en capas (técnica “cebolla”) para poder mantenerse secos y calientes. Si el clima es muy frío, es recomendable vestir ropa térmica. Asimismo, es importarte considerar que los bebés y niños deben vestirse con una capa de ropa más de la que un adulto llevaría en las mismas condiciones. Sin embargo, hay que estar atentos que el abuso de prendas demasiado cerradas o ceñidas impide una correcta transpiración.

Consulta a diario las previsiones meteorológicas

Los servicios de previsión del clima son muy acertados, pues cuentan con los dispositivos tecnológicos más avanzados para prever situaciones y alertar a la población. Revisar a diario estos servicios es muy útil para organizar sus actividades al aire libre, para planificar sus desplazamientos en las rutas y autopistas y hasta para simplemente decidir cómo vestirse y calzarse a diario.

Conoce el índice de sensación térmica
El “índice de sensación térmica” es un indicador sumamente importante para evaluar y determinar acertadamente el frio que se sentirá en la piel. Por ejemplo, si la temperatura exterior es de 10°F, con una sensación térmica de 0°F, lo que señala el índice es que la temperatura “real” que se sentirá es de 0°F.

La enorme diferencia entre la temperatura calculada y la sensación térmica obedece a varios factores, entre ellos, quizás los más importantes, son el viento y la humedad. Un día húmedo y con mucho viento es, sin duda, un día mucho más frío, aunque el sol brille radiante.

Descarte la improvisación al conducir
Aunque se cuente con una vasta experiencia conduciendo vehículos, deben evitarse el exceso de confianza y la improvisación al manejar durante el invierno, la nieve y el hielo.

La primera recomendación es consultar las previsiones meteorológicas y cómo estará el estado de las rutas. Por ejemplo, la llamada “lluvia helada” es una de las condiciones climáticas más peligrosas para conducir. Las rutas se vuelven resbaladizas y con frecuencia se producen choques. Durante una tormenta de nieve también se sugiere evitar manejar.

Los conductores precavidos deben, además, ajustar su técnica de manejo: reducir la velocidad, evitar maniobras imprudentes, minimizar los cambios bruscos de carril y guardar un espacio prudencial entre vehículos.

Se recomienda también tener dentro del vehículo un equipo de emergencia que contenga linterna, herramientas para reparaciones de emergencia, botiquín de primeros auxilios, mantas y ropa, alimentos secos y agua. Esta recomendación es de especial importancia si se va a realizar un viaje largo entre ciudades o si se suele conducir llevando como pasajeros a niños o ancianos.

Si tomamos precauciones y nos cuidamos del frio extremo, podremos disfrutar de una temporada invernal en familia y en la calidez del hogar.

Leave a Comment