Home Tema Central Los beneficios del deporte en equipo
0

Los beneficios del deporte en equipo

0
0
Los beneficios del Deporte en equipo
Los beneficios del Deporte en equipo

Se acerca la primavera y con ella la práctica de los deportes al aire libre. Conozca cuales son los beneficios de practicar deportes en equipo.

Entrenar con regularidad, practicar algún deporte o hacer actividad física nos ayuda a mantener la salud y

prevenir las enfermedades, pero tiene también otras ventajas que van desde el control de peso, hasta mejoras en la autoestima pasando por la flexibilidad, la fuerza, el descanso y hasta una mayor actividad social…

Diversos estudios han demostrado que el realizar deporte es beneficioso para la salud. Por un lado tiene beneficios a nivel físico ya que, según la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud), la realización de actividad física de forma continuada prolonga la longevidad y protege contra el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ataques cardíacos, obesidad, hipertensión e, incluso, diversos tipos de cáncer.

Al mismo tiempo el ejercicio físico regular nos ayuda a nivel psicológico a afrontar la vida con mayor optimismo y energía, ya que aumenta nuestra autoestima y nos hace sentir bien. A nivel psicológico podemos decir que la realización de actividad física mejora algunos trastornos mentales como la depresión o la ansiedad.

En el área social se destaca el beneficio que trae practicar deporte, ya que se previene la drogadicción, el alcoholismo, el tabaquismo y la delincuencia. Además, los deportes de equipo son un excelente medio de integración social.

Practicado de forma sana, el deporte facilita las relaciones humanas en un contexto lúdico y permite aumentar la autoestima y la seguridad en uno mismo. Aunque padres y profesionales deben procurar que los jóvenes entiendan esta práctica deportiva como un juego y no como un sistema para fomentar la competitividad.

Tanto a nivel adulto como infantil el deporte en equipo es un poderoso instrumento para socializar y compartir, convirtiéndose en un motor de comunicación de los integrantes de la sociedad que integramos. De esta manera el deporte contribuye al desarrollador psicológico y social de la comunidad.

El deporte en equipo a nivel familiar

A nivel familiar el deporte en equipo no sólo beneficia a los niños, sino también a los padres. Un nuevo estudio constata que unos y otros practican las mismas conductas en el campo que en las gradas. Por este motivo, entrenadores y progenitores deben ser conscientes de la labor socializadora que ejercen sobre el menor.

Los padres que consideran el deporte como parte de la experiencia educacional de los hijos pueden beneficiarse de su aprendizaje, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Purdue, en Indiana. El ejercicio organizado y en equipo aporta ventajas a los más pequeños: actividad física, autoconfianza, amistad, concentración, perseverancia, disciplina… Pero los investigadores aseguran que esto puede afectar en la misma medida a los padres.

Un artículo de la pediatra Tammy C. Tempfer, de la Universidad de Buffalo (Nueva York), presentado en la 26ª Conferencia anual de la National Association of Pediatric Nurse Practitioners (NAPNP), ofrece recomendaciones a los padres para que el deporte sea beneficioso para sus hijos:

Los beneficios del Deporte en equipo
Los beneficios del Deporte en equipo
  • Animarles a la práctica deportiva, pero sin presionarles. Hay que dejar que escojan ellos mismos la actividad y permitirles abandonar en cualquier momento.
  • Hablar con el hijo para entender qué espera del deporte y ayudarle a cumplir sus objetivos, que han de ser realistas.
  • Marcar límites de participación. Determinar si el niño está preparado, en un plano físico y emocional, para jugar en cada momento.
  • Asegurarse de que el entrenador está cualificado para guiar de forma correcta a los niños en su práctica deportiva.
  • Mantener la victoria en perspectiva y conseguir que el hijo sienta lo mismo.
  • Ayudar a los menores a entender el valor del aprendizaje a través del deporte, así como la responsabilidad hacia los compañeros, el entrenador y la disciplina en los momentos necesarios.
  • No entrometerse en el trabajo del preparador y comunicarse con él sobre las enfermedades o condiciones médicas de los hijos para asegurar una práctica deportiva segura.
  • El mismo artículo de la National Association of Pediatric Nurse Practitioners presta atención a las actitudes negativas paternas que pueden contribuir a finalizar la práctica deportiva. En ocasiones, los padres no respetan el área que deben ocupar durante los partidos. En lugar de mantenerse en las gradas, entran en el terreno de juego e invaden la zona del entrenador. Le aconsejan, incluso, a él y a los hijos cómo desenvolverse en el campo. Esta actitud genera confusión en el niño, que no sabe a quién debe obedecer.
  • La falta de respeto al público y al entrenador del otro equipo es otra actitud negativa. El menor puede sentir vergüenza por la reacción de sus padres o seguir este modelo de conducta. Por último, el artículo insta a animar al equipo del hijo, mostrar interés y entusiasmo, controlar las emociones, hablar con el entrenador cuando éste lo pida y agradecerle, de vez en cuando, la forma en la que ha llevado a cabo el evento deportivo.

Los padres y entrenadores deberán estar atentos a las siguientes cuestiones:

  • Reforzar aspectos como la deportividad, el respeto, el esfuerzo realizado y el espíritu de superación ante resultados negativos.
  • Evitar una mentalidad perfeccionista y obsesiva para rendir a un nivel óptimo que acarree frustraciones constantes.
  • Considerar la práctica de otra actividad si se observa que la autoexigencia excesiva perjudica al menor.
  • Entrenadores y padres deben centrarse lo justo en el resultado competitivo para evitar que el menor sólo esté satisfecho cuando gana.
  • Valorar siempre lo positivo de cada evento, sin alterarse por los errores que se hayan podido cometer.
  • Asegurarse de que el deporte sea una actividad en la que se disfruta para evitar el estrés y el abandono prematuro.
  • Los adultos que se encuentran implicados en la actividad deportiva deben dar ejemplo con su actitud y no ser un modelo negativo.
  • Los adultos nunca deberán preguntar por el resultado de un partido o competición, sino que tienen que interesarse por si se lo han pasado bien o no.
  • Cuando los adolescentes ya no rinden lo suficiente como para continuar su trayectoria en equipos de mayor nivel y se ven obligados a dejar el deporte que ha ocupado su tiempo libre y al que han dedicado tanto esfuerzo, deben buscarse alternativas para no abandonar las bondades de practicar un deporte.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *