Home Tema Central Los celos pueden transformar el amor en odio
0

Los celos pueden transformar el amor en odio

0
0
Los celos pueden transformar el amor en odio
Los celos pueden transformar el amor en odio

Cuando empieza una relación y se observa, en uno de los dos, celos fuera de lo común no hay que engañarse creyendo que esa persona cela porque ama con locura ya que, tarde o temprano, esos celos desmedidos e infundados destruirán la relación y convertirán el romanticismo en una historia de terror.

Un reciente estudio acaba de demostrar que más del 33% de las parejas sufre de celos y casi la mitad de los encuestados los consideran una consecuencia inevitable del amor puro o del amor verdadero pero… ¿son los celos consecuencia de un amor profundo o de inseguridad?

Una persona celosa empezará por desconfiar de su pareja y poco a poco la relación se convertirá en un campo de batalla donde la comunicación y el diálogo estarán ausentes. Los celos pueden llegar al extremo de que él o ella le prohibirán a su pareja salir sola, hablar con sus amigos y amigas, arreglarse, vestirse bien y hasta trabajar pensando que le puede ser infiel en el trabajo. Una persona con celos enfermizos, acecha a su víctima constantemente y hace la vida imposible a él y a su pareja.

Si a veces, los celos pueden ser normales, comunes y naturales en la conducta humana, existe un lado oscuro en estas pasiones: los celos patológicos. ¿Qué ocurre cuando los celos se convierten en algo obsesivo y peligroso?

Cuando la persona amada recibe una llamada y el otro siente la necesidad imperante de saber, en el acto, de quién se trata o cuando se está en grupo  se dedica a observar todos los movimientos del otro, cuando no se tolera que la gente sea excesivamente amable con la pareja o si se piensa constantemente que uno no es lo suficientemente bueno para el otro, estas situaciones sirven para medir si uno es y en qué grado, celoso. Estas obsesiones se tornan en un pasatiempo intrascendente en torno a una emoción que puede desembocar en catástrofes cuando adquiere la categoría de ofuscación patológica, alimentada por otros factores como el alcoholismo o el estrés.

El amor se puede transformar en odio y la distorsión de la realidad puede ser un verdadero calvario para una pareja.

Celos Patológicos

Los celos patológicos suelen darse en personas suspicaces, escépticas, desconfiadas, que tienden a controlar excesivamente a su pareja. Los celos patológicos corresponden a personalidades inestables y pueden tener trágicas consecuencias, tanto en quien los sufre, como para el sujeto de la obcecación. Una persona patológicamente celosa cree que es dueña total de su pareja y así lo exige. La relación termina desequilibrándose, por las excesivas demandas impuestas, afectando seriamente la estabilidad mutua.

Los celos pueden transformar el amor en odio
Los celos pueden transformar el amor en odio

Muchos profesionales opinan que la falta de amor puede generar en los niños problemas de ansiedad, lo que puede derivar en un adulto histérico y/o neurótico: creador inconsciente de celos patológicos. El celoso patológico reclama sacrificio, pero no es capaz de sacrificarse, siendo muy egoísta, porque desea ser amado incondicionalmente. De ahí que el niño necesite cariño y respaldo como fuerzas creadoras y dosificadas, para asentarse en el mundo adulto sin problemas narcisistas.

El amor se puede transformar en odio a causa de los celos, dice Esther Fonseca Mendoza, psicóloga adscripta a la Clínica de Salud Ramón de la Fuente del Desarrollo Integral de la Familia del Estado de México (DIFEM).

De igual forma, explicó que los celos son un estado emotivo y ansioso de una persona que cree que tiene la necesidad de controlar al otro, por lo que experimenta un fuerte sentimiento de inseguridad en el sentido de perder el objeto amado, aunque también se pueden dar en relaciones de madre a hijo.

Las personas celosas se clasifican en tres diferentes tipos: los infantiles, que se caracterizan por ser inmaduros o con temor a ser abandonados por la pareja; los celosos envidiosos, que se caracterizan porque no experimentan miedo y envidian a la pareja en diferente actividades que desarrolla y, por último, los celosos patológicos, para quien una idea delirante los puede llevar a cometer suicidio u homicidio.

Esther Fonseca aclaró que cuando un niño nace, la madre es quien se encarga de darle cariño, cuidado y alimentación y cuando llega a los dos años de edad aún no comprende que no le pertenece y que, además, tiene que compartirlo con otros miembros de la familia, por lo que se genera el sentimiento de abandono y se experimentan celos. Sin embargo, esta conducta se aprende y se transfiere en la etapa adulta.

Los celos se producen por inseguridad y generalmente los sufren personas que se sienten inferiores y amenazados de perder su pareja.

Consejos para controlar los celos enfermizos

1. Los celos enfermizos pueden hacer que la ruptura entre la pareja tome lugar en cualquier momento. Hay que buscar ayuda profesional inmediata para evitar que esto ocurra.

2. La persona debe pensar cuales situaciones provocan los celos enfermizos y que le hace pensar que los celos son fundados en algo real.

3. La persona celosa debe hablar con su pareja para expresarle sus sentimientos y decirle que le ayude a ver con claridad lo que sucede.

4. El celoso o celosa debe pensar que si su pareja está con él o ella, es por amor y pensar que los celos lo único que pueden hacer es destruir la relación y separarlos definitivamente.

5. La persona celosa debe pensar que su pareja no es propiedad exclusive de él o de ella. Tiene que aceptar que la pareja debe trabajar, conversar, reírse con otros y compartir actividades sociales con otras personas sin llevar una relación amorosa con ellos.

6. Evita pensamientos destructivos que hacen que el problema de los celos se agrave e intenta sustituirlos por otros de seguridad y confianza que ayuden a frenarlos. Esfuérzate en ser objetivo y aprende a diferenciar lo que son hechos reales de lo que puede estar manipulando tu imaginación. Esto no es otra cosa que tomar verdadera conciencia del problema e intentar hacer algo al respecto.

7. Procura ser más tolerante y dejarle espacio a tu pareja: evita ese impulso irrefrenable que te lleva a estar en todo momento controlando y preguntándole sobre lo que hace y con quien. De esta forma lo único que vas a conseguir es que se sienta cada vez más agobiada y atosigada.

Los celosos que sufren de celos enfermizos, trabajan constantemente en destruir la relación y la confianza con su pareja. La autoestima baja, porque los celosos no se sienten capaces de ser amados por su cónyuge.

Cuando los celos vienen acompañados de violencia, la pareja debe acudir a un psicoterapeuta que les ayude a salvar la relación. Aunque el celoso prometa que va a cambiar, será imposible que lo logre si no recibe ayuda psicológica adecuada.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *