Home Tema Central Mantener nuestras tradiciones nos da identidad
Mantener nuestras tradiciones nos da identidad
0

Mantener nuestras tradiciones nos da identidad

0
0

 

 

Nuestras Tradiciones

 

 

Conocer nuestras raíces culturales e históricas es parte fundamental de saber quiénes somos y de dónde venimos

Conocer nuestras raíces culturales e históricas es parte fundamental de saber quien somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Quien no conoce sus raíces, su historia familiar y sus tradiciones no tiene identidad propia, no sabe donde está situado y, por tanto, se le dificulta poder integrarse plenamente al mundo que lo rodea.

Identidad cultural es un conjunto de valores, orgullos, tradiciones, símbolos, creencias y modos de comportamiento que funcionan como elementos dentro de un grupo social y que actúan para que los individuos que lo forman puedan fundamentar su sentimiento de pertenencia que hacen parte a la diversidad al interior de las mismas en respuesta a los intereses, códigos, normas y rituales que comparten dichos grupos dentro de la comunidad en general.

Las tradiciones son cada uno de aquellos acervos que una población considera dignos de constituirse como una parte integral de sus usos y costumbres. La tradición suele versar genéricamente sobre el conocimiento y también sobre principios o fundamentos socio-culturales selectos que, por estimarlos especialmente valiosos o acertados, se pretende se extiendan al común, así las generaciones los transmitirán a las siguientes a fin de que se conserven, perduren y se consoliden. También se llama tradición a los patrones que pueden formar idiosincrasias, como las tradiciones: egipcia, griega, romana, etc.

También se emplea la palabra tradición para aludir a los valores, creencias, costumbres y formas de expresión artística que son característicos de una comunidad. Lo tradicional coincide así, en gran medida, con la cultura y el folclore o la sabiduría popular.

La identidad cultural se forma con todas las características que tiene una sociedad, esto es, desde la forma de hablar, hasta lo que comen, las relaciones sociales, el vestir, sus historias, sus ideas, las formas de ver la vida, sus tradiciones, sus hábitos, etcétera. Esto identifica a los miembros de una comunidad y es por medio de estas características propias que otorgan una identidad y una historia que prevalece muchos años traspasándose de generación en generación.

La influencia de las tradiciones y la cultura en la Identidad

La construcción de la identidad se ha considerado a lo largo de la historia como un proceso al mismo tiempo cultural, material y social. Cultural, porque los individuos se definen a sí mismos en términos de ciertas categorías compartidas, cuyo significado está culturalmente definido, tales como religión, género, clase, profesión, etnia, nacionalidad, que contribuyen a especificar al sujeto y su sentido de identidad. Estas categorías podríamos llamarlas identidades culturales o colectivas.

Mantener una identidad cultural cuando uno emigra y debe de integrarse a una nueva sociedad, es un proceso en el cual se trabaja para mantener las tradiciones que uno trae consigo, mientras asimila conocimientos de la nueva dinámica que se enfrenta.

La edad de inmigración es muy importante para el proceso de integración ya que las diferentes etapas del desarrollo ayudan mucho a la readaptación o a la transformación de identidad. Es decir, de acuerdo a las edades, podemos observar que para los niños (dado que se encuentran en el proceso de construcción de identidad) es más sencillo integrar las dos culturas y construir solventemente su identidad.

Los adolescentes también logran integrar ambas culturas, pero los niños se adaptan más rápidamente por su facilidad de adquirir el idioma y la cultura del nuevo país.

Las personas mayores, en cambio, se convierten en la “conciencia étnica” de la familia e intentan preservar las tradiciones como una forma de preservar su recuerdo de identidad personal.

La identidad es un proceso evolutivo, no se puede decir que somos iguales a lo que éramos hace 10 años atrás, es un proceso de cambio que, además, se va forjando con las relaciones con los demás. Para el psicoanálisis la identidad es como el conjunto de las identificaciones que se incorpora a lo largo de la vida.

Integrarse a la nueva cultura manteniendo las características propias de nuestras tradiciones y raíces y manejándonos de forma adaptada en ambas culturas, dependiendo de las personas con las que interacciona, es la opción más adecuada y menos traumática para los emigrantes. De esta manera se vive una adaptación al entorno cultural, sin perder la identidad pasada y con las características nuevas aprendidas en la nueva forma de vida, integrándose ambas y dando lugar a una nueva identidad multicultural.

Lo importante en las familias migrantes es que los padres mantengan y transfieran a sus hijos los vínculos culturales con sus raíces y tradiciones en los hijos para mantener esa identidad multicultural que da mayores posibilidades de adaptación a una sociedad globalizada que cambia permanentemente. El tener identidad multicultural es una ventaja adicional para los jóvenes, dado que pueden comprender y adaptarse mucho mejor al mundo social y laboral, estableciendo una diferencia sustancial a la hora de actuar.

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *