Mas vale maña que fuerza…

“Mas vale maña que fuerza”… así solía decir mi madre cuando quería ejemplificar que para solucionar un problema era más importante utilizar la inteligencia, la habilidad o la astucia que la fuerza bruta. Es que muchas veces solemos enceguecemos y solo confiamos en el vigor y la pujanza, dejando de lado un elemento fundamental que nos diferencia de las otras especies: la razón, que no es ni mas ni menos que la facultad del ser humano de pensar, reflexionar y/o deducir.

Lamentablemente la humanidad cada vez le da menos valor al intelecto y cree que, llevándose todo y a todos por delante, va a conseguir a la fuerza lo que desea. Será por eso, quizás, que cada día se percibe más la rusticidad y la vulgaridad que el decoro, la dignidad y la modestia en esta ‘sociedad’ que hemos creado.

Para poder entender un poco más el dicho popular que ilustra el título, les cuento que su origen tiene como protagonista a la heroína Agustina de Aragón, defensora de Zaragoza durante el asedio en la Guerra de la Independencia Española.

Dice la leyenda que Agustina, ‘la Maña’, al ver que los franceses estaban preparándose para tomar Zaragoza, decidió disparar un cañón, con la mecha de un artillero herido, por sobre las tropas francesas que entraban por las puertas ya indefensas de la ciudad, provocando la rápida retirada de los franceses al sospechar de un contraataque o emboscada.

Con la retirada, los aragoneses consiguieron ganar más tiempo y nuevos defensores acudieron a tapar el boquete, defendiéndose la ciudad una vez más. De esta manera nacía el mito de Agustina de Aragón, ‘la Maña o la Artillera’, nombre que también se le dio a partir de entonces a la mujer que, en un momento en el que eran tan necesarios los ejemplos de heroísmo, pasó a ocupar un lugar destacado en las páginas de los libros de historia de España, por su astucia por sobre la fuerza. También, gracias a tal acción, se comenzaría a usar y popularizar el refrán: “más vale maña que fuerza”…

Por eso, si por cualquier motivo la inteligencia y la razón se han nublado repentinamente, dando paso a la fuerza bruta para resolver un problema o lograr un cometido, te invito a que tomes un momento, reflexiones y dejes fluir el talento, el intelecto y la imaginación que llevarán siempre prevalencia sobre cualquier otra acción. Recuerda siempre que, si la mente es la que dirige el esfuerzo, el brío y el afán bien encausado harán el resto del trabajo. De ti depende…

 

 

Leave a Comment