Home Editoriales Memorias de un reloj…
0

Memorias de un reloj…

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Lo más difícil para el ser humano es situarse en el presente, ya que le es más cómodo visitar con asiduidad el viejo arcón de los recuerdos para rememorar hechos que no volverán a suceder (para bien o para mal) o situarse en el incierto futuro que siempre estará adornado con las alas de la esperanza… Sin embargo nuestra vida real se desarrolla en un presente continuo que es donde debemos de decidir qué hacer con nuestro futuro y realizar cosas que nos satisfagan para ir sin miedo hasta el pasado.

Vivir el presente, que tan solo es una delgada línea perenne entre el futuro y el pasado, es tan difícil de lograr que muchos optan por evadir esa realidad valiéndose de cualquier artilugio, sin embargo solo aquellos que entienden y se sitúan en la realidad del hoy pueden tomar decisiones que mejoren su condición futura y alegre su pasado. La frase es, sin duda, todo un silogismo del tiempo de vida del ser humano en este mundo y pocos son los que se atreven a descifrarlo…

Cuenta una historia que una vez un escritor le pidió a un reloj que contara sus memorias y el reloj, lento, pausado, indiferente al tiempo y muy metódico dijo lo siguiente: “Trabajo más que cualquier mortal, pero más fácilmente porque lo hago segundo a segundo. Tengo que hacer miles de tic-tacs para formar un día, pero dispongo de un segundo para hacer cada uno de ellos. No los quiero hacer todos a la vez. Nunca me preocupo de lo que hice ayer, ni de lo que tendré que hacer mañana. Mi ocupación es de hoy, aquí y ahora. Sé que si hago lo de hoy bien, no tendré que molestarme por el pasado ni preocuparme por el futuro”.

Luego agregó sabiamente: “Tú que eres persona, si quieres vivir tan tranquilo y tan feliz como yo, no trates de vivir toda tu vida, ni echarte todo el peso de tu trabajo en un solo día. Vive ahora. Haz el trabajo de cada día en su día. Te convencerás que si se toma tiempo, siempre hay tiempo para todo. Hay un modo difícil y un modo fácil de hacer el trabajo que tiene que hacerse. Si quieres encontrar el modo fácil, mírame a mí. Nunca me preocupo, nunca me apresuro; pero nunca me retraso. Lo que tengo que hacer lo hago. Es este el secreto”…

Para que el futuro que está por venir sea de nuestro agrado trabajemos el presente con sabiduría y humildad, sin descansarnos pensando en el mañana, de esta manera seguramente iremos acumulando satisfacciones que nos sonreirán perpetuamente desde nuestro eterno pasado… No pierdas tiempo en la vida porque, precisamente… lo que se pierde es la vida al perder el tiempo…

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *