México es el principal consumidor de agua embotellada a nivel mundial

Tres de cada cuatro hogares en México consumen agua embotellada. Ciudad de México y Jalisco tienen el mayor porcentaje de compras.

El año pasado, el 98 por ciento de los hogares mexicanos compraron agua embotellada, aproximadamente mil 385 litros por hogar, que se traduce en un gasto monetario anual de mil 315 pesos. Países como Chile y Colombia, compran alrededor de 37 y 39 litros en promedio, respectivamente.

Es por esto que la diputada Evelyng Soraya Flores Carranza (PVEM) propuso exhortar a las Secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales federal y estatales, a implementar campañas de información y concientización para disminuir el consumo de agua embotellada o bebidas en envases de plástico (PET) y reforzar aquellas que promocionen la cultura del reciclaje.

Planteó además, solicitar a los poderes Legislativo y Judicial, Administración Pública Federal, congresos y ejecutivos locales, que disminuyan gradualmente la distribución y el consumo de agua embotellada e implementen sistemas suficientes para la purificación de agua en sus áreas de trabajo.

En un punto de acuerdo que analiza la Tercera Comisión de la Permanente, precisó que conforme al estudio de Kantar WordlPanel, en 2016 México se convirtió en el principal consumidor de agua embotellada a nivel mundial y en 2017 ocupó esa posición en América Latina.

Flores Carranza resaltó que en promedio cada hogar mexicano suele consumir 80 garrafones de agua al año, modalidad más económica, ya que cada litro tiene un costo aproximado de $0.85 centavos, mientras que la presentación de botellas individuales representa más del doble del costo, adquiriéndose en $7.00 pesos por litro.

Flores Carranza mencionó que conforme a los resultados del Módulo de Hogares y Medio Ambiente (Mohoma), elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2017 el 76.3 por ciento de los hogares mexicanos adquirieron agua embotellada o de garrafón, destinando por hogar un promedio de 52 pesos semanales.

En los últimos años, el porcentaje de casas que consumieron agua de garrafón o botella aumentó más de 5 puntos porcentuales, al pasar de 70.8 por ciento en 2015 a 76.3 por ciento en 2017; tres de cada cuatro hogares mexicanos consumen agua embotellada o de garrafón.

La diputada indicó que en la zona sureste y noreste del país, debido a la dificultad para el traslado, el clima y los malos sistemas de distribución, presenta un mayor porcentaje en el consumo de agua embotellada, principalmente Tabasco, Campeche, Yucatán, Durango, Chihuahua y Sonora. No obstante, la entidad con el mayor consumo es la Ciudad de México seguida por Jalisco.

De acuerdo con el Mohoma, en 2017 el 69 por ciento de las personas consumieron agua embotellada por considerarla más saludable, 20 por ciento porque no gustan del sabor o color del agua de la red pública, 5 por ciento porque es la única forma de poder beber este líquido, mientras que el 3 por ciento porque la mayoría de las personas la toman.

Otras razones que contribuyeron a este problema son: desconfianza de la población respecto a la calidad del agua del grifo, poca disponibilidad y aplicación del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) a bebidas azucaradas y gasificadas.

Conforme a un estudio de la Universidad de Guadalajara, el consumo por habitante es de 235 litros de agua embotellada, situación que implica el desecho a ecosistemas de 21 millones de envases PET producidos al año, alcanzando en temporada de sequía hasta 50 millones.

 

 

 

 

 

Leave a Comment