Home Entretenimiento Misterios mitos y leyendas Misterios Mitos y Leyendas de Austria
Misterios Mitos y Leyendas de Austria
0

Misterios Mitos y Leyendas de Austria

0
0

Leyenda de Lindwurm y Klagenfurt. Según la leyenda, existía en Klagenfurt una oscura criatura, un dragón llamado Lindwurm. Este dragón vivía en un pantano cercano, situado en la zona que actualmente se encuentra a mitad de camino entre el centro de la ciudad y el Wörthersee y se alimentaba de las muchachas que encontraba por los alrededores. Incluso en el centro de la ciudad de Klagenfurt se encuentra un monumento que data del renacimiento y que es un recordatorio de la leyenda.

En aquellos tiempos quien gobernaba la ciudad era el Duque Karast que vivía en el Castillo Karnburg. El área estaba rodeada de pantanos, donde había muchos juncos. Las personas que salían de noche por esta región decían escuchar horribles bramidos entre la niebla, por lo que se empezó a creer que se trataba de los lamentos de las personas atrapadas en las ciénagas. De ahí viene el nombre (Klagen an der Furt, que significa literalmente “lamentos en el vado”, es decir, la región del río Glanfurt. Acortándolo queda Klagenfurt).

Dicen que allí moraba el dragon y que para matar al monstruo había que utilizar la astucia.

El Duque pidió a los hombres más valientes de la región que fueran a buscar a la criatura y la mataran, ofreciendo una gran recompensa que, por lo tentadora, llamo la atención de dos valientes caballeros que se acercaron al pantano y levantaron una torre, en cuya parte superior encadenaron a un buey como cebo y en dicha cadena colocaron, además, un garfio para atraparlo. De repente del lago empezaron a salir burbujas y luego de un momento de insoportable tensión,  saltó del agua un enorme dragón con alas gigantes, tirando barro hacia todos los lados. De inmediato fue a buscar el buey y al darle un bocado el garfio se adhirió a su boca y quedo ferozmente atrapado. El Dragon se defendió con bravura, pero la llegada de más hombres y una titánica lucha lograron dominar primero al monstruo y luego vencerlo.

En el mismo lugar de la pelea contra Lindwurm luego se alzó una hermosa y pacífica villa, además el Duque construyó un castillo en donde estaba ubicada la torre que logró la victoria sobre este monstruo. Con el tiempo alrededor de este castillo se desarrollo un pueblo que en la actualidad es la capital de la región, que es muy visitada y admirada. Incluso estos orígenes legendarios se ven representados en el escudo de la ciudad, donde aparecen el dragón y la torre.

La leyenda del Lago Wörthersee. En el increíble lago Wörthersee, el más grande y popular de Carintia, está ubicado en la cuenca de Klagenfurt que se extiende desde la bahía del pueblo de Velden. Cuenta la historia popular, que es repetida hasta el día de hoy por los habitantes de la zona desde los primeros siglos de la era cristiana hasta hoy que en aquellos tiempos remotos la zona era fértil para sembrar, por lo que la gente había construido un pueblo donde se vivía en tranquilidad y sin pasar necesidades.

Era tanta la comodidad que de a poco los habitantes se alejaron de la iglesia y de la fe. Nadie rezaba ni se le guardaba respeto al dios que antes veneraban. Una noche, durante la celebración de las Pascuas, apareció un hombre de muy baja estatura que les advirtió la necesidad de regresar lo más pronto posible a la iglesia. Cargaba un barril de madera y hablaba con un tono enérgico.

Lógicamente, nadie lo tomó en cuenta y el pueblo continuó con su rutina como si nada hubiese sucedido. El hombre volvió nuevamente e insistió, pero nadie quiso ya escucharlo. Así que, cuando vio que era ignorado por todo el pueblo destapó su barril y dejó escapar una tormenta feroz que dejó a toda la población, con sus casas y sus cultivos, debajo del agua. Fueron varios días de violenta tormenta. Llovió hasta que todo quedó sumergido. Nadie volvió a saber nada del hombre del barril, se dice que desapareció junto con el nacimiento del lago.

Actualmente, el lago Wörthersee es uno de los sitios más visitados de Austria. Sus aguas, en verano, alcanzan una temperatura superior a los 25 grados centígrados, algo misterioso en una zona netamente alpina. Sus aguas, limpias y potables, son de color verde azulado, transparentes. Recién en el siglo XIX, supuestamente después del legendario diluvio, se convirtió en una zona turística que las clases nobles de Viena, gracias a la llegada del ferrocarril, comenzaron a utilizar durante el verano. Antes era un lugar agreste, muy poco explorado.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *