Home Entretenimiento Misterios mitos y leyendas Misterios mitos y leyendas ‘extra’ Leyendas de Halloween
Misterios mitos y leyendas ‘extra’ Leyendas de Halloween
0

Misterios mitos y leyendas ‘extra’ Leyendas de Halloween

0
0

Broma ‘inocente’: Se dice, se comenta, que hace unos años atrás en un instituto de educación, un grupo de alumnos en su último año montaron una fiesta de Halloween a la que, con ánimo de divertirse y burlarse, invitaron al chico más impopular del centro.

El pobre de Manuel era víctima de continuas burlas entre el estudiantado porque era tímido, solitario y no se le conocían amigos. Siempre estaba alejado de los grupos y prefería leer un libro que salir con sus compañeros. Eso era lapidario para él, porque los demás jóvenes lo consideraban tonto y abusaban todo lo que podían de su sencillez y tranquilidad. Eso sí, cuando necesitaban algún favor para seguir adelante en los estudios, todos se acordaban de él e iban a verlo… Como Manuel se prestaba gustoso a auxiliarlos, en vez de valorar esa ayuda, lo veían más tonto aun y más vulnerable, por lo que el tono de las burlas se incrementaba continuamente…

La cuestión es que Manuel nunca había aceptado participar en ninguna fiesta y se acababa el último año, por lo que sus compañeros urdieron un plan para que finalmente aceptara salir con ellos y allí pudieran descargar toda su ironía en él… “Nunca se va a olvidar de lo que le vamos a hacer”, decían sus compañeros, por lo que el plan se puso en acción…

Maribel, la muchacha más linda del colegio, se acercó a Manuel al finalizar el horario de clases y lo invitó a la fiesta de Halloween en casa de Alberto (otro compañero de estudios y el principal gestor del plan)… Manuel estaba enamorado de ella, por lo que le fue imposible decirle que no, máxime que Maribel le dijo que él sería su invitado de honor…

Manuel sabía que se expondría a bromas de todo tipo esa noche, pero estaba dispuesto a pasarlas con tal de estar al lado de la persona que amaba calladamente…

Aunque el tiempo transcurrido lo hizo pensar en no ir varias veces, la ilusión de estar con Maribel fue mucho más fuerte y finalmente Manuel llegó a la casa donde supuestamente habría de celebrarse la fiesta, encontrando las luces apagadas y todo en silencio.

Con el ánimo por el piso y presumiendo que se trataba de otra de las pesadas bromas de sus compañeros se dejó caer pesadamente en el escalón de la entrada principal, acongojado porque Maribel también se había prestado para la broma…. Allí estaba, sin ganas de dar ni un solo paso por el dolor que le producía el engaño, cuando escuchó un grito angustiado de mujer y vio aparecer a Maribel por un costado de la casa que corría perseguida por un encapuchado que iba con un gran cuchillo en sus manos…

El muchacho reaccionó de inmediato y, sin pensarlo dos veces, corrió y se arrojó contra el acosador tirándolo al suelo, con tan mala fortuna que el encapuchado murió al golpearse la cabeza contra el borde de la banqueta.

Al principio el estupor fue total, pero inmediatamente la joven comenzó a gritar, llorar y a golpear a su salvador desesperadamente, mientras que de la casa iban saliendo los demás compañeros de clase de Manuel, sin entender aun lo que ocurría…

Cuando finalmente le quitaron la capucha al presunto criminal ante la Policía, Manuel descubrió que se trataba de Alberto, el dueño de la casa y organizador de la fiesta que, junto a los demás, tenía pensado gastarle a Manuel…una broma “inocente”…

La decoración de Halloween: Sara y Cathy eran las típicas vecinas envidiosas que no se soportaban la una a la otra. Detrás de la falsa cordialidad y amabilidad que demostraban cuando estaban juntas, existía un profundo rencor y envidia que ninguna de las dos dudaba en mostrar cuando la otra se daba vuelta.

A ambas les había ido muy bien en la vida y gozaban de todo tipo de lujos, pero su rencor no hacía más que crecer, aprovechando cualquier excusa para competir por ver cuál era mejor y ridiculizar a la otra. En esta ocasión no iba a ser la excepción, ya que en el barrio se celebraba un concurso por Halloween para ver quién llevaba el mejor disfraz y qué casa estaba mejor adornada.

Sara lució ese día un disfraz de vampiresa espectacular, mientras que Cathy llevaba uno de bruja muy llamativo que llevaba varios trucos de magia.

Ambas habían gastado varios miles de dólares en la decoración y al comenzar el concurso se dedicaron una mirada de odio y burla, pensando que la otra no tenía ninguna opción de ganar.

El concurso de disfraces transcurrió según lo previsto y al final Sara lo ganó, así que Cathy se sintió presionada dado que, si perdía el premio a mejor decoración, Sara se lo estaría restregando por la cara todo el año.

En el concurso de decoración de casas tampoco hubo sorpresas, las dos casas mejor decoradas eran las de Sara y Cathy. El jurado se acercó a la casa de Sara y allí empezó un verdadero festival: fuegos pirotécnicos, juegos de luces sincronizados y un gran final con el ingreso de 100 gatos negros que corrieron por el jardín. La gente quedó impresionada y estalló en aplausos, por lo que Cathy quedó preocupada por lo reñida que iba a ser la definición.

El jurado llegó luego a la casa de Cathy y de inmediato comenzó su función. La casa, que estaba completamente oscura, se fue iluminando y en cada una de las ventanas se mostraban diferentes situaciones terroríficas. De repente una manos empezaron a salir de debajo de la tierra de su jardín y un grupo de personas disfrazados de zombis apareció  bailando de forma sincronizada.

Cathy, desde lo alto de un árbol de su jardín preparaba el truco final, un conjunto de arneses atados a una rama alta servirían para que ella hiciera su aparición volando sobre su escoba. Era un sistema complicado y los nervios del momento provocaron que Cathy tuviera un error fatal. Una de las cuerdas había quedado mal fijada y se soltó cuando Cathy saltó del árbol para aparecer volando sobre los zombis… La cuerda restante se enredó en su ropa y el peso de su cuerpo comenzó a ahogarla, estaba colgando y comenzó a asfixiarse lentamente mientras pataleaba luchando por su vida.

La gente, sin saber lo que ocurría, estalló en aplausos y coreaban el nombre de Cathy. La canción terminó y el cuerpo de Cathy se bamboleaba desenfrenadamente, hasta que las piernas perdieron su fuerza y dejaron de moverse. La mujer murió ahorcada sin que nadie se diera cuenta. El jurado dictaminó que Cathy era la ganadora del primer premio a la casa mejor decorada, pero nadie acudió a recoger el premio.

Mientras la gente se preguntaba dónde estaba Cathy, los niños se divertían jugando con el “muñeco” de bruja que colgaba del árbol.

Recién al día siguiente la gente se dio cuenta que la bruja ahorcada que había en el jardín era en realidad Cathy quien, por su rivalidad con la vecina, había dado la vida para ganar el concurso…

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *