Home Editoriales Não Adianta Chorar
Não Adianta Chorar
0

Não Adianta Chorar

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Todos deseamos que nuestro peregrinar por esta vida transite siempre sobre una amplia avenida de un solo sentido, preferencial, que no tenga baches ni cruces peligrosos y nos permita avanzar sin desasosiegos hacia la meta que nos hemos fijado. Lamentablemente, para la gran mayoría de nosotros, eso es una utopía imposible de alcanzar ya que nuestra existencia está plagada de un sinnúmero de obstáculos que entorpecen, obstaculizan y retardan nuestro progreso y, a veces, hasta llegan frenarlo completamente.

Es justamente en esos momentos de dificultad que nos depara la vida que debemos redoblar el esfuerzo que realizamos habitualmente para corregir el rumbo, superar los impedimentos y seguir adelante soñando con lograr nuestros objetivos… Quedarnos lamentando eternamente lo que nos ha ocurrido o dejarnos estar por lo que nos ha pasado es un lujo que no nos podemos dar, de ninguna manera, por eso descarga rápidamente la frustración que te oprime y esclaviza y renueva bríos para ir en busca de tus objetivos, aunque el dolor momentáneo te impida ver el horizonte.

Una historia aleccionante cuenta que un sabio se paró cierto día ante el público, contó un chiste y todos se rieron. Al cabo de un rato contó el mismo chiste y casi nadie se rió. Siguió contando el mismo chiste una y otra vez, hasta que ya nadie se reía… Entonces dijo: “si ustedes no pueden reírse varias veces de una sola cosa, ¿Por qué lloran por lo mismo una y otra vez?”

En mi pueblo había un dicho en portugués que solía repetirse cuando algo salía mal y que yo acostumbro repetir mentalmente cuando me equivoco o la adversidad golpea mi puerta: ‘Não adianta chorar’ (de nada vale llorar o no adelanta llorar) y es un aviso a mi mente y corazón que hay que corregir el rumbo y seguir adelante.

Es que de nada sirve dejarse abatir por los problemas y mucho menos ayuda quedarse lamentando eternamente los yerros cometidos… para seguir con rumbo fijo hacia donde queremos es preferible admitir rápidamente la falla y corregir el rumbo hacia nuestra meta que permanecer eternamente en el vacio de la desesperanza… Por eso recuerda: si cometes una equivocación que te retrasa en el camino al éxito: ‘não adianta chorar’, mejor admite el error y duplica tu energía en conquistar lo que te propones, ya que sentarte a lamentar solo te alejará de tus objetivos. ¡Vamos arriba! ¡Tú puedes!

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *