Home Editoriales No dejemos que el estrés domine nuestra vida
No dejemos que el estrés domine nuestra vida
0

No dejemos que el estrés domine nuestra vida

0
0

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional de la persona. El resultado fisiológico de este proceso es un deseo de huir de la situación que lo provoca o confrontarla violentamente. En esta reacción participan casi todos los órganos y funciones del cuerpo, incluidos cerebro, los nervios, el corazón, el flujo de sangre, el nivel hormonal, la digestión y la función muscular.

El estrés produce cambios químicos en el cuerpo. En una situación de estrés, el cerebro envía señales químicas que activan la secreción de hormonas (catecolaminas y entre ellas, la adrenalina) en la glándula suprarrenal. Las hormonas inician una reacción en cadena en el organismo: el corazón late más rápido y la presión arterial sube; la sangre es desviada de los intestinos a los músculos para huir del peligro y el nivel de insulina aumenta para permitir que el cuerpo metabolice más energía. Estas reacciones permiten evitar el peligro. A corto plazo, no son dañinas, pero si la situación persiste, la fatiga resultante será nociva para la salud general del individuo. El estrés puede estimular un exceso de ácido estomacal, lo cual dará origen una úlcera. O puede contraer arterias ya dañadas, aumentando la presión y precipitando una angina o un paro cardiaco. Asimismo, el estrés puede provocar una pérdida o un aumento del apetito con la consecuente variación de peso en la persona.

Como ven tenemos que pensar antes de actuar, porque de no ser así caeremos en lo que el mundo conoce como depresión, estrés o tensión… porque aquellos que han caído en eso creen estar enfermos de los nervios, hasta el grado de sentir que no pueden hacerle  frente a la vida diaria.

El estrés o depresión es una prueba contundente o un reto que puede impulsarnos a conseguir resultados positivos, por ejemplo en el deporte, en perder peso, en el trabajo o en una carrera profesional… aquí hay que usar o decir eso que siempre hacemos o decimos ¡échale ganas! ¡Si se puede!

De diferente manera todos vivimos el estrés, hay uno que se puede controlar y otro que es más difícil… este proviene de problemas familiares,  roces con el jefe, con los compañeros del trabajo y en estos casos no podemos escapar solo enfrentarlos de la mejor manera. El estrés puede causar ansiedad y una cadena de cosas que afectan nuestras emociones… así que ayúdese, si tiene mil cosas que hacer, haga una lista en orden de importancia y vaya realizándolas, no quiera hacer todas a la vez porque solo logrará ponerse más tenso. El estrés afecta el comportamiento, hace perder el sueño, perder la concentración, perder la memoria, y hasta volvernos antisociales, estos son síntomas que pueden hacerse mas graves y hacernos caer en beber, fumar y hasta entrar en el abuso de otras substancias.

Sobran motivos para caer en el estrés y la solución no es fácil pero tampoco imposible, hay que confrontarlo, hágase un plan de lucha con una gran dosis de voluntad y no permita que el estrés domine su vida.

Es importante concentrarse en las cosas positivas de la vida y no en las negativas. No olvidemos que en nuestro interior mora el señor de la Paz, así que la relajación a través de la meditación o la oración fortalecerán la conciencia de sí mismo.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *