Home Editoriales No es posible complacer a todo el mundo
0

No es posible complacer a todo el mundo

0
0
Tab Machado

El ser humano que enfrenta a la vida resueltamente y toma acción está expuesto irremediablemente al comentario de los demás. Dice una frase que no se equivoca el que no hace nada y, precisamente aquellos que no hacen nada, son los que critican a los que buscan solución a sus problemas. Por eso es importante saber que, tomemos la decisión que tomemos frente a determinado suceso de la vida, siempre nos expondremos a la crítica de los demás. Debemos de estar convencidos de lo que queremos y seguir adelante, a pesar de las críticas que se cosechan por el camino.

Recordemos por ejemplo lo que le pasó a un hombre que decidió ir al mercado con su hijo de doce años. Se montaron los dos en su mula y emprendieron la marcha. Al rato, las personas que se encontraron en el camino,

 

empezaron a murmurar y a decir: “¡Qué abusadores! No tienen la menor consideración con el pobre animal. Lo van a reventar de cansancio. ¡Cómo se les ocurre ir ambos montados en la mula!”.

Al oír estas críticas, el padre decidió proseguir el viaje a pie y se bajó de la mula. Pronto, sin embargo, escucharon las nuevas críticas de los que topaban en su marcha: “Los jóvenes de hoy han perdido todo respeto y educación. ¡Habráse visto: ese muchacho en la flor de la vida montado en la mula y el pobre padre caminando!”.

El muchacho se bajó de la mula y el padre se montó en ella para de este modo continuar el camino. Enseguida, una vez mas, pudieron escuchar las  murmuraciones: “¡Qué hombre tan desconsiderado!: Bien tranquilo en la mula y el pobre muchacho a pie. Mira que hay hombres desalmados…. consideran y tratan a sus propios hijos como esclavos”.

Entonces el padre le dijo a su hijo: “Sólo nos falta que ambos carguemos a la mula y estoy seguro que también se burlarían de nosotros. Montemos los dos en ella, que es lo que pienso más conveniente, y que los demás digan y piensen lo que quieran.

Esto nos demuestra que hay que estar muy atento a las palabras de los que siembran el desaliento y la desesperanza para rechazarlos y no seguirlos, escuchemos y sigamos a aquellas personas cuyas palabras dan vida, estimulan y alientan  el entusiasmo y la esperanza…

Actualmente la mayoría de las personas, hacen lo que les dicen que hagan y se dejan llevar por las opiniones de otros, sin embargo debemos aprender a ser originales, a pensar con nuestra propia cabeza y a actuar en concordancia con nuestro espíritu, digan lo que digan y piensen lo que piensen los demás. Si aprendemos a conocernos y valorarnos, comenzaremos a construir una vida plena y auténtica derrotando así, definitivamente, a aquellos que con sus críticas pretenden minimizarnos y transformarnos en seres carentes de acción. De nosotros depende: o pasamos por la vida o la vida pasa por nosotros…

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *