Home Editoriales No se puede vivir deseando la suerte de los demas
0

No se puede vivir deseando la suerte de los demas

0
0
Tab Machado

Muchas personas gastan su vida pensando que sus problemas y sus obligaciones son cargas demasiado pesadas de sobrellevar y que, en cambio, la existencia que tienen los demás es mas fácil y mas llevadera. A diario encontramos personas que dicen: “lo tuyo es muy fácil…en cambio lo mio si que es difícil”…

Esas personas son como la gaviota que amaneció volando muy alto sobre el mar y divisó abajo la barca de un pescador… “¡Ah, si yo tuviera una red como la de ese hombre”, dijo la gaviota para luego agregar: “no tendría por qué

resignarme a agarrar un solo pez tras varios intentos de picada en el agua!”. A su vez, el pescador, embelesado con el vuelo de la gaviota, se decía: “Si tuviera el privilegio de ver desde lo alto lo que puedo pescar, como lo hace la gaviota, no me aventuraría tanto en aguas profundas y ni siquiera me alejaría de la costa en la madrugada, cuando todo pescador es ciego y su oído anda extraviado en la inmensidad”.

El ejemplo sirve para ratificar lo que dijimos al principio: vivir deseando la suerte de los demás es la forma mas sencilla de autocompadecerse para no atreverse a ser uno mismo. Las personas que sufren de este síndrome viven desgarradas por el afán de imitar a otros y por el deseo de  parecerse o ser como alguien a quien envidian o admiran. Sin embargo, en vez de gastar todo su tiempo quejandose de su mala suerte, deberían de aprender a quererse, aceptarse y potenciar todos sus talentos y posibilidades, sabiendo que cada quien es único e irrepetible.

El hombre es el propio arquitecto de su destino y nuestra existencia exige una lucha tenaz por llegar a ser uno mismo. Sólo se pueden lograr los sueños si se vive comprometido en hacer crecer permanentemente nuestro mundo interior.

Sólo es posible respetarnos y querernos si aceptamos y valoramos lo que somos y no lo que aparentamos ser. Por eso, la proxima vez que te vayas a quejar de tu suerte, en vez de hacerlo modifica tus malos hábitos y busca en en lo mas recóndito de tu ser la fuerza para ser tu mismo y superar los problemas que se te presentan, sin envidiar la suerte que corren o tienen los demas…

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *