Home Editoriales No te olvides de lo principal…
0

No te olvides de lo principal…

0
0
Tab Machado

Siento escalofríos de solo pensar la sociedad que ha ido tejiendo el ser humano, frívola, banal e insípida, donde los valores espirituales han caducado prácticamente, dándole paso a las emociones y deseos superficiales.

Y si no fíjense, miremos rápidamente el mundo que nos rodea… el hombre ha perdido capacidad de asombro, para él ya todo está resuelto, no hay nada que pueda golpearnos el espíritu. Somos capaces mirar un noticiero en la televisión, en donde se nos muestran permanentemente situaciones violentas, dramas reales, hambre y dolor, sin que nos asombre o nos preocupe… total, eso les pasa a otros, no a mi….

Pero eso no es nada, hemos dejado de mirar las estrellas del cielo para mirar unas mas humanas: deportistas, artistas, cantantes, actores y actrices de las que nos interesan hasta sus más mínimos detalles y nos gustaría poseer su fama, dinero y hasta sus propias vidas.  Desgraciadamente ese ideal nos aleja de la realidad del entorno y nos sitúa en un mundo con profundos problemas de identidad e insatisfacción personal, donde lo espiritual es suprimido y aniquilado, dando paso a una existencia fría y banal.

El gran tema aquí es no olvidarse de lo fundamental en la vida: adquirir valores espirituales, poseer riqueza en el corazón y ser solidario con los demás sin importar quien es quien. Por eso Jesús dijo un día: “Es mas fácil que un camello pase por el agujero de una aguja, que un rico entre en el reino de los cielos”. No se refería a la riqueza en si, al ser rico, sino que la gente por tener dinero, por ser famosa, por poseer poder, se olvida de generar valores espirituales. Es que… si uno genera valores espirituales el dinero deja de tener valor superlativo y pasa a ser simplemente un medio…

Cuenta la leyenda que una mujer pobre con un niño en los brazos, pasando delante de una caverna escuchó una voz misteriosa de adentro que le decía: “Entra y toma todo lo que desees, pero no te olvides de lo principal. Recuerda algo: después que salgas, la puerta se cerrará para siempre. Por lo tanto, aprovecha la oportunidad, pero no te olvides de lo principal”…

La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el piso y empezó a juntar, ansiosamente, todo lo que podía en su delantal.  La voz misteriosa habló nuevamente: “Tienes solo ocho minutos”. Agotado el tiempo la mujer cargada de oro y piedras preciosas, corrió hacía afuera de la caverna y la puerta se cerró… Recordó, entonces, que el niño había quedado allá, pero la puerta estaba cerrada para siempre. La riqueza duró poco y la desesperación para siempre…

Lo mismo ocurre, a veces, con nosotros mismos. Tenemos una vida para vivir en este mundo y una voz siempre nos advierte: “¡No te olvides de lo principal!”… Y lo principal son los valores espirituales, la familia, los amigos, la vida. Pero la ganancia, la riqueza, los placeres materiales, nos fascinan tanto que lo principal siempre se queda a un lado… Así agotamos nuestro tiempo y dejamos a de costado lo esencial: los tesoros del alma.

Jamás olvidemos que la vida pasa rápido, la muerte llega inesperadamente y que, cuando la puerta de esta vida se cierre para nosotros, de nada valdrán las lamentaciones. Por eso siempre vive de la piel hacia adentro, dándole el justo valor a los bienes materiales para que no te velen el entendimiento ni te quiten la espiritualidad.

Feliz día de Acción de Gracias y jamás te olvides de cultivar los valores esenciales que tienes en esta vida…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *