Home Editoriales No tengan miedo de abrir las puertas del conocimiento
0

No tengan miedo de abrir las puertas del conocimiento

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

¿Porque tenemos miedo o porque tener miedo cuando debemos ser fuertes y valientes?, más no valentones,  porque eso no vale de nada… El hombre se tiene que preparar apropiadamente, para conocer el terreno que pisa…

c o n o c i m i e n t o, “porque el miedo siempre surge de la ignorancia”…

El hombre supuestamente tiene miedo, porque hay un deber y el hombre quiere poco deber, creyendo que ya tiene muchos…no quiere la responsabilidad, y tiene miedo a ser engañado… La mujer tiene miedo de casarse porque cree que la dejarán colgando en el aire…el hombre piensa con la cabeza, con la razón, pero lo traiciona el instinto…el piensa mas en el sexo que ella…

Ella tiene miedo porque sabe que el hombre cae más fácil en cualquier vicio y, lo que es peor, el vicio que no va querer reconocer. La mujer piensa con el corazón, y busca en su hombre, protección y seguridad. Ella busca matrimonio para enfrentar la vida con seguridad, porque le enseñaron que es débil físicamente, pero no intelectualmente…

La mujer cuando ve que hay seguridad, aunque el hombre sea feo o dicho de mejor manera…no bien parecido, no le importa mucho… cuando quiera algo que le guste  ella lo busca y lo tiene… Cuando deciden ir al matrimonio es porque los dos saben que se hacen falta para complementarse entonces, yo soy ella y ella es en mi persona y surgen de común acuerdo las conveniencias…

Podríamos enumerar las más comunes: ella es ordenada y yo soy desordenado, ella es muy imprudente y yo prudente o ella es muy insegura y el es muy seguro y eso es parte del juego del amor…

Como bien dice Campo Amor: “Que todo en el amor es triste, mas triste y todo es lo mejor que existe, así que echémosle porras al amor…….no tengamos miedo, pero si preparémonos”.

No tengamos miedo, déjenme comentarles esto: había un pueblo que estaba en guerra y cuando los soldados del rey capturaban a sus enemigos, no los mataban sino que los ponían en un lugar donde había una puerta, que lucia macabra, negra, con motivos de muerte y manchas de sangre, en fin, se veía horrenda. Por la otra parte había unos hombres con flechas que disparaban a quien pasara frente a ellos y lógicamente pues moriría quien usara ese camino, sin embargo todos elegían pasar frente a los arqueros que enfrentar la temible puerta. Cuando terminó la guerra y un soldado pregunto al rey que había tras la puerta con aspecto siniestro que los prisioneros no se atrevían abrir, el rey le contestó: “entérate por ti mismo… ábrela y el soldado temeroso y con las órdenes del rey tomo la pesada manija de la puerta y la comenzó a abrir poco a poco, apenas hizo eso los rayo de luz asomaron tenuemente y un camino que conducía hacia la libertad apareció delante de él. Entonces el soldado volteó a ver al rey y este le contestó: “yo les daba la opción de que eligieran, pasar frente a mis arqueros o abrir la puerta y ellos nunca se atrevieron, preferían mejor morir por los arqueros….

Aprendamos que debemos arriesgarnos y abrir puertas…hay que decidirnos, no tengamos miedo…cada día se presentan oportunidades que llamaremos puertas y hay que abrirlas “hay que arriesgar” y así encontraremos la libertad que tanto buscamos…

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *