Home Editoriales Nosotros… los ‘humanos’
Nosotros… los ‘humanos’
0

Nosotros… los ‘humanos’

0
0

Nosotros, los humanos, que nos jactamos de ser seres pensantes y de tener una conciencia (conocimiento de nosotros mismos y de nuestro entorno) que nos coloca en el primer lugar de la escala zoológica, borramos permanente y sistemáticamente ese axioma con acciones que han sobrepasado largamente ya la sensatez, la racionalidad y la prudencia. Basta tan solo con mirar un poco a nuestro alrededor para ver lo que el ser humano ha hecho impúdicamente en nombre de nuestra ‘inteligencia’, ‘moralidad’ y ‘espiritualismo’.

Y si no cree lo que le digo, le cuento que cada minuto que pasa se extingue una especie animal en el planeta, los casquetes polares se derriten inexorablemente, aumenta el efecto invernadero, la polución en las ciudades es cada vez mayor y las enfermedades derivadas de ella son inevitables y frecuentes. Por si fuera poco, debido a la alta contaminación y al descuido del ser humano el agua, vital elemento para la vida, cada vez está más contaminada y en poco tiempo podría escasear a nivel mundial, pasando a ser un producto tan o más buscado que las fuentes de energía…

A todo eso agréguele que buena parte de la humanidad piensa que el color de la piel es determinante para encasillar a los seres humanos en diferentes categorías, que la intolerancia, el fanatismo y la xenofobia pone fronteras y límites, no solo en la geografía terrestre, sino también en el alma, que el uso y abuso que se hace del poder lleva a que cada día mueran de hambre 30.000 seres humanos, que las armas siguen siendo el medio más común para dirimir conflictos entre personas, pueblos y naciones y que se estima que hay 400 millones de niños esclavos (menores de 14 años) en todo el mundo, de los cuales 165 millones tienen menos de 5 años (una cifra que realmente quita el aliento y deprime el alma).

Podríamos enumerar un sinfín de situaciones más que ponen en seria duda la condición de que somos seres pensantes y conscientes, pero no hay peor ciego que el que no quiere ver y el humano está demasiado obnubilado para verlo. Es que el ser ‘pensante’ está demasiado preocupado por resolver su problema más acuciante: tener poder, dinero en abundancia y placer, sin importar como se consiga mientras esto satisfaga tan solo sus instintos e individualidad…

Confrontando estos hechos les cuento que hace poco más de un año (7 de marzo de 2012) Lawrence Anthony, quien fuera un destacado conservacionista internacional y ecologista (considerado una verdadera leyenda de Sudáfrica) que rescató valerosamente a animales salvajes y rehabilitó elefantes de todo el mundo falleció.

Poco después de su muerte, un grupo de elefantes salvajes, que él había ayudado a rescatar y rehabilitar, se acercó a su casa y se quedó dos días allí sin comer absolutamente nada, en una pacífica vigilia. Las manadas salvajes de elefantes llegaron por separado luego de caminar más de 20 kilómetros para despedirse de su amigo humano. Luego de brindar tan especial reconocimiento los elefantes simplemente se dispersaron y volvieron a sus lugares habituales… ¿Increíble no? Realmente da para pensar, reflexionar y preguntarnos si realmente merecemos usufructuar la increíble dádiva del raciocinio y si en verdad nosotros, los ‘humanos’, ocupamos el primer lugar de la escala zoológica…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *