Home Tema Central Oficios y profesiones más propensas para ser infiel
0

Oficios y profesiones más propensas para ser infiel

0
0

Segun estudios realizados por diferentes profesionales hay oficios y las profesiones que son mas propensas para que una persona se vuelva infiel.

¿Estás en la búsqueda de pareja o te gustaría conocer cuáles son las profesiones u oficios más propensos para la infidelidad? Si es así deberías de leer esta nota donde podrás conocer diferentes estudios en los cuales se muestra que hay profesiones y oficios que motivan infidelidades.

Según uno de esos estudios, realizados a nivel mundial, las mujeres que trabajan como maestras, amas de casa, enfermeras, asistentes administrativas y vendedoras lideran el ranking de quienes más engañan a sus parejas, mientras que por el lado de los hombres, la encuesta reveló que médicos, policías, abogados e ingenieros son los más infieles.

 

Otros ratings colocan en primer lugar a los músicos, seguidos por los modelos, los abogados, los pilotos y las azafatas, los entrenadores de gimnasio, los agentes de bienes raíces y los deportistas, entre otros.

¿Se trata sólo de mitos o hay algo de cierto en una correlación entre profesión y fidelidad? Para el médico psicoanalista y especialista en terapia familiar y de pareja Pedro Horvat todos los ambientes laborales generan, por igual, situaciones en las que el deseo circula y, por lo tanto, son propicios para la infidelidad. “Podría hablarse tal vez de aquellas profesiones que generan vínculos asimétricos (en el caso de los médicos, abogados, terapeutas o profesores) u otras profesiones relacionadas con lo corporal y la actividad física, pero en todos los casos se vuelve difícil aceptar alguna generalización”, expresa.

En cambio la escritora Janick de Oliveira Cézar, en su libro sobre las infidelidades señala que la infidelidad es una epidemia mundial y que hay profesiones y tipos de personas más proclives a engañar a su pareja. Los peores son los hombres de negocios y los médicos: el 90% fue infiel. Después es el turno de los profesionales liberales, como los psicólogos, abogados o periodistas. También el gremio de la carretera, taxistas y camioneros, al igual que los comerciales y los mecánicos.  Entre los menos infieles hay que destacar a los biólogos, los agricultores y los veterinarios.

De acuerdo a otros estudios, la soledad puede ser un factor determinante en diversos tipos de actividades laborales para condicionar a la persona a buscar un sustituto y cubrir los vacíos afectivos o sexuales que puede estar pasando.

Varios especialistas manifiestan que los militares y los policías son profesionales que comúnmente protagonizan este tipo de infidelidad, pues muchos de ellos son enviados a lugares lejanos durante largos periodos de tiempo. Asimismo, existen otros empleos donde el día a día, las guardias, y el compartir largas jornadas diurnas y nocturnas con otras personas, predisponen contactos “indebidos”, principalmente, esto les suele ocurrir a los médicos, las enfermeras, los tripulantes de avión o las aeromozas.

Lo cierto es que cada quien le da la interpretación que desea al tema de la infidelidad. De hecho, para algunos depende de si las necesidades afectivas y sexuales se encuentran plenamente satisfechas o no. Por otra parte, hay quienes ven la infidelidad como lo normal y la fidelidad como lo anormal, pues según las estadísticas, más del 90 por ciento de los varones son infieles, mientras que las mujeres se acercan aceleradamente a esa cifra.

Muchas personas imitan la conducta infiel, otras lo hacen para valorarse dentro de un grupo socialEn el caso de las mujeres, muchas de ellas lo hacen por carencias afectivas, por venganzas, por odios o para lograr determinados ascensos laborales.

En el caso de los hombres, los deportistas de alta competencia y los actores son muy proclives a estos casos, puesto que la fama atrae a  aquellas personas deseosas de compartirla y que son capaces hasta de entregarse sexualmente. En ocasiones es el deseo de lo prohibido o sencillamente el demostrar que si puede “atraer” sexualmente a alguien más.

Pero, más allá de estos mitos, ¿qué hay de cierto en todo esto?  El engaño es un síntoma que expresa una crisis que atraviesa una pareja y, si no se encuentran los modos de resolverla, se buscarán otras relaciones para satisfacer algunas necesidades.

La infidelidad y sus motivos

Generalmente pensamos que la persona infiel es la única culpable, sin embargo la infidelidad es el resultado de la crisis de una pareja, pues quien es infiel lo hace porque busca en otra persona cuestiones sexuales, emocionales o intelectuales que su pareja no le da.

La infidelidad no sucede espontáneamente, siempre hay motivos que la provocan. La lista de razones es interminable, pero los sexólogos especialistas en terapia de pareja coinciden en que en todas se intenta satisfacer las carencias del matrimonio.

Las 9 razones más comunes son:

1. Sentirse devaluado. Terminado el enamoramiento la pareja se enfrenta a la realidad y se olvida lo idealizado. Las conductas, no siempre placenteras en la convivencia, defraudan muchas veces las expectativas creadas. Si uno de la pareja abandona al otro para centrarse sólo en sus objetivos personales y no en los de ambos, existe la posibilidad de que el desplazado se relacione con otra persona que lo haga sentir más valorado y la elija inconscientemente como nueva compañera. Para algunas mujeres, es muy importante sentirse bellas y deseadas por el hombre. Si no se cumple ese objetivo, sienten una gran frustración y se devalúa su autoestima. Una forma de sentirse de nuevo atractivas y deseadas, es siendo cortejadas en una relación extramarital.

2. La monotonía. Cuando se descuida el tiempo en común por actividades personales y se deja de tener detalles cariñosos con la pareja, esta siente que el amor se acabó y entonces se produce un distanciamiento. Un matrimonio sumido en la rutina y en el aburrimiento se puede venir abajo a causa de un encuentro con un intruso que aborde a algún miembro de la pareja con el misterio, encanto y riesgo de los que carece la relación.

3. Una vida sexual deficiente. El sexo es un elemento esencial en la pareja y, si éste es defectuoso, quien se siente insatisfecho tiende a buscar fuera de la relación la satisfacción sexual que no encuentra en su pareja.

4. Dependencia emocional de los padres. Si uno de los miembros de la pareja no es emocionalmente independiente de sus padres y no establece límites respecto a ellos, esta conducta hace sentir al otro sin su apoyo y, la necesidad insatisfecha de ser escuchados y atendidos, lo impulsa a buscar una relación extramarital.

5. Buscar nuevas sensaciones. Si se acaba la seducción del enamoramiento y se vive en el hastío de una relación, hay quienes necesitan seguir satisfaciendo su necesidad de seguir enamorados. La curiosidad de experimentar el sexo con otras personas y de vivir la aventura es un fuerte motor para buscar un affaire.

6. Idealizar la pareja. Para continuar idealizando a la pareja, muchas veces se elige como amante a una persona totalmente opuesta. Hay quienes llevan a cabo todas sus fantasías sexuales con el amante y no con la pareja, para sentir que la siguen manteniendo en el concepto de ‘decente’.

7. La pareja lo permite. Se dan casos en que la pareja está de acuerdo en que se tengan relaciones extramaritales, porque es consciente de que se necesita satisfacer las deficiencias que existen en la propia relación.

8. Sentir amenazada la libertad. Cuando la pareja es asfixiante o amenaza con hacer perder la independencia y quedar atrapados en la relación, se intenta ser libres cometiendo actos de infidelidad.

9. Alarde de poder. Por haber obtenido poder, dinero y una posición social, hay quienes sienten que se han ganado el derecho a tener un mayor potencial sexual con el sexo opuesto.

 

 

 

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *