Home Tema Central Parejas cíclicas
0

Parejas cíclicas

0
0

Un estudio reciente descubrió que las parejas en relaciones cíclicas tienen lazos más débiles que aquellas que permanecen siempre juntas.
Un estudio de la Universidad Estatal de Kansas descubrió que las parejas en relaciones cíclicas tienen lazos más débiles que aquellas que permanecen juntas.

Las parejas cíclicas demostraron ser mucho más impulsivas una vez que volvieron, sobre todo en las grandes decisiones, como irse a vivir juntos o tener hijos. En general, las parejas cíclicas están menos satisfechas con el otro, tienen una comunicación peor, niveles más bajos de autoestima y más dudas sobre el poder de duración de su relación. 

Sin duda, algunas parejas se separan y por medio de un proceso saludable, se dan cuenta que han perdido algo grande y vuelven a estar juntos. Pero lo común es que las parejas terminen por una buena razón, odien volver a la vida de solteros, pierdan la comodidad que tenían y se reconcilien simplemente para evitar la angustia.  Si estás planeando reconciliarte, asegúrate de haber examinado atentamente el nuevo intento y de que no estás volviendo de nuevo a un premio consuelo pues esas relaciones no duran.

Las parejas que van y vienen, una y otra vez, acumulan rencores y desgastan una relación en la que los propios miembros de la pareja dudan continuamente de su futuro y hasta de su razón de ser.

¿Qué buscan las personas que se embarcan en una relación cíclica? Según la psicóloga Amber Vennum, estudios indican que estas parejas suelen tener rupturas confusas y comúnmente unilaterales (un miembro toma la decisión). Habitualmente, el que quiere volver es el “dejado”. Vennun explica que la persona que termina la relación, a quien nombra como “miembro cíclico” de la pareja, suele sentirse inseguro, piensa que extraña y no sabe bien por qué quiso terminar o también tiende a pensar que la relación ha mejorado. “El miembro cíclico cree que se están comunicando mejor o que uno de ellos ha hecho un cambio importante para el futuro de la pareja”.

Usar y tirar

Estudios actuales ligan a la relación cíclica con la necesidad de uno de los miembros de la pareja de utilizar al otro como si fuera una situación de consumo. Ese miembro piensa que el otro debe darle satisfacción y no percibe a su pareja como una persona sino como un instrumento. En tanto me satisfaga, estoy y cuando deja de satisfacerme, lo tiro o me alejo y vuelvo cuando necesito la satisfacción otra vez. El vínculo está más relacionado con el consumo de una satisfacción que el otro da que con una persona. Entonces, no hacen el esfuerzo por relacionarse.

Los estudios demuestran que las personas que se involucran en parejas cíclicas no tienen claro su nivel de compromiso con la relación, cuánto tienen que ceder y exigir, ni qué etapa están viviendo. No obstante, los expertos aclaran que no siempre el paso a otra etapa significa llegar automáticamente a un nivel de mayor compromiso. Por ejemplo, muchas parejas cíclicas son impulsivas y deciden tomar decisiones importantes, como irse a convivir, sin que ese cambio genere más compromiso en el trabajo que toda relación de pareja implica.

Para la psicóloga Vennum, lo más negativo de estas parejas es que las reconciliaciones no son románticas, sino que acumulan reclamos, rencores y desgastan el vínculo. “Son más propensas a tener poca certeza en el futuro de la relación, menos comunicación constructiva y más comunicación destructiva, menos eficacia para resolver los desafíos de una relación, más desilusión frente a las actitudes del otro, baja autoestima y menos satisfacción con su vida de pareja en general”. No obstante, puntualiza: “tener una relación cíclica no es una sentencia de muerte para una pareja. Sí significa que clarificar el estatus de la relación puede ser más difícil, al igual que sanar heridas pasadas y tener confianza en el futuro”.

¿Qué hacer para escapar de una relación cíclica? Vennum recomienda seguir una serie de pasos. Explica que si se desea terminar una relación, hay que ser claro respecto al final de ese vínculo. “Di que estás terminando y dile a tu pareja por qué estás terminando con él o ella. Todo en una manera amable, pero firme, para que no existan confusiones”. También dice que es recomendable pasar un tiempo separados el uno del otro. “Si la razón que previamente los ha hecho separarse se resuelve, sé muy claro contigo mismo y con tu pareja sobre cuáles son tus niveles de compromiso con la relación”. Finalmente aconseja: “Anda lento. Piensa cuidadosamente acerca de las consecuencias de dar pasos importantes en tu relación”.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *