Población de nacidos en el extranjero sube al máximo en más de un siglo

La población de nacidos en el extranjero que viven en Estados Unidos subió al máximo histórico en más de un siglo

Desde 1965, cuando las leyes de inmigración de Estados Unidos reemplazaron un sistema nacional de cuotas, la cantidad de inmigrantes que viven en el país se ha más que cuadruplicado. De esta manera, el número de personas nacidas en el extranjero que viven en Estados Unidos subió el año pasado a su nivel más alto en más de un siglo, según datos de la Oficina de Censos. Ese incremento llevó la cifra de residentes nacidos en el exterior a 44,5 millones en 2017, un alza de 1,8 por ciento respecto a un año antes.

Los residentes nacidos en el extranjero representaron un 13,7% de la población de Estados Unidos en 2017, más que el 13,5 por ciento del 2016, según estimaciones de la Oficina de Censo. Sin embargo, el porcentaje de inmigrantes en la actualidad permanece por debajo del récord de 14,8% de participación en 1890, cuando 9,2 millones de inmigrantes vivían en Estados Unidos.

El dato también mostró que un número cada vez mayor de inmigrantes son asiáticos, extendiendo una tendencia que se ha observado por más de una década en que la migración desde México se desaceleró. La proporción de inmigrantes desde México cayó a 25,3% el año pasado desde 26,5% en 2016, mientras que la de personas provenientes de China subió a 6,4% desde 6,2%.

Otro de los datos es que la mayoría de los inmigrantes (76%) están legalmente en el país, mientras que un cuarto no está autorizado. En 2015, el 44% fueron ciudadanos estadounidenses naturalizados. En 2015, hubo también 11 millones de inmigrantes no autorizados, que representaron el 3,4% de la población total del país.

La disminución de la población inmigrante no autorizada se debe en gran medida a la disminución en el número de personas de México, el grupo más grande de inmigrantes no autorizados en Estados Unidos. Entre 2007 y 2015, este grupo disminuyó en más de 1 millón. Mientras tanto, esta disminución fue parcialmente compensada por un aumento en el número de personas de América Central, Asia y África subsahariana.

Alrededor del 27% de los inmigrantes eran residentes permanentes y el 5% eran residentes temporales. Un 24% de todos los inmigrantes fueron inmigrantes no autorizados en 2015. De 1990 a 2007, la población inmigrante no autorizada se triplicó en tamaño, de 3,5 millones a una cifra récord de 12,2 millones. Durante la Gran Recesión, el número disminuyó en 1 millón y desde entonces se ha estabilizado.

 

Leave a Comment