Home Tema Central Poca nieve, frio intenso y el diciembre más cálido… ¿Qué está pasando con el clima?
Poca nieve, frio intenso y el diciembre más cálido…  ¿Qué está pasando con el clima?
0

Poca nieve, frio intenso y el diciembre más cálido… ¿Qué está pasando con el clima?

0
0

El clima parece haber cambiado: hemos experimentado muy poca nieve en lo que va del invierno y un frio intenso en las últimas semanas, que fue precedido del diciembre más cálido de los tiempos modernos…

Diciembre fue el más cálido de la historia moderna de Estados Unidos y el año 2015 fue el segundo con temperaturas más elevadas desde que se tenga registro según un estudio científico. El informe de la National Oceanic and Atmospheric Administration expresa que la temperatura media de Diciembre en Estados Unidos fue de 38,6 grados Fahrenheit, seis grados por encima de la media del siglo XX, el récord anterior era del año 1939 y se había situado en 37,7 grados Fahrenheit.

El año que recién terminó fue, a su vez, el segundo más caliente y el tercero más húmedo en 121 años de registros en 48 estados, anunció la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos. El promedio de 54,4 Fahrenheit del año pasado fue el segundo más alto, sólo por debajo del 2012. Desde que comenzaron a llevarse registros, en 1880, 2015 ha sido el segundo año más cálido y es el 19 año consecutivo en que la temperatura anual supera la media del siglo XX lo que estaría marcando también el cambio climático en el planeta.

“La combinación de El Niño más los cambios climáticos claramente trajeron a Estados Unidos algún tiempo extrañamente memorable, muy inusual y bastante preocupante”, afirmó el científico especialista en clima, Michael Oppenheimer, de la Universidad de Priceton. “En cuanto a la influencia del cambio climático es sólo el principio”.

Climas extremos

Un diciembre más cálido de lo normal, seguido de un enero con poca nieve y algunos días de frío intenso es una clara muestra del cambio en el clima. Son muchos los expertos que no dudan en atribuir estas excepcionales condiciones meteorológicas al fenómeno de El Niño, que se caracteriza por un calentamiento de las aguas ecuatoriales del este del Océano Pacífico y cuya actividad se ha ido fortaleciendo en los últimos meses. Muchos expertos no han dudado en calificar al fenómeno como el Niño Godzilla por su excepcional fuerza y existe consenso entre los científicos de que el fenómeno podría alcanzar o superar la dimensión del que se registró en 1997-1998 y que causó inundaciones y sequías a escala planetaria. El Servicio Nacional de Meteorología de EE.UU. señalo incluso que podría tratarse de El Niño más potente del que se tiene registro.

La intensidad de este fenómeno climático se mide sobre todo por el aumento de la temperatura de la superficie del océano Pacífico. Si es al menos 0,5ºC mayor que el valor medio ya se considera que El Niño está activo. Este año, la alarma saltó a principios del mes de septiembre cuando el NOAA informaba a través de su diagnóstico mensual de que durante el mes de agosto la temperatura del Pacífico ya estaba 2ºC por encima de los valores normales. Ya se trataba de un evento de gran potencia y aún quedaban más de cuatro meses para alcanzar el máximo, que siempre llega entre diciembre y enero. El evento de 1997, que ostenta el título de El Niño más intenso tuvo su máximo en 3ºC sobre la temperatura media del Pacífico, por lo que no es de extrañar que el fenómeno actual supere en rigor al de aquel entonces.

El impacto devastador de El Niño en el mundo

El coordinador humanitario de la ONU, Stephen O’Brien, subrayó días atras los efectos devastadores que El Niño está teniendo en distintas regiones del planeta y pidió acciones urgentes para mitigarlos.

En una reunión informativa para reiterar la alarma sobre el fenómeno meteorológico y planear una respuesta colectiva a los daños que causa, el alto funcionario hizo un llamado a la acción.

“Si actuamos ahora salvaremos a muchas personas y sus medios de vida y evitaremos emergencias humanitarias más graves. En algunas regiones millones de personas ya experimentan inseguridad alimentaria causada por las sequias relacionadas con El Niño. En otras partes del mundo contamos con un margen muy reducido para prepararnos para lo que sabemos que ocurrirá dentro de unos meses”, dijo el responsable de OCHA.

Añadió que la fuerza del episodio actual de El Niño ha puesto al mundo en un curso desconocido y que, aunque el fenómeno no es un resultado del cambio climático, el hecho de que ocurra en un clima que ha cambiado, hace menos predecible su impacto.

O´Brien expresó especial preocupación por los países de Centro y Sudamérica, de la región del Pacifico y del este y occidente de África.

Mencionó que Honduras, Guatemala, El Salvador y Haití son particularmente vulnerables porque las lluvias que registraron entre marzo y septiembre del año pasado, por debajo del promedio, provocaron pérdidas significativas de cosechas y aumentaron la necesidad de ayuda alimentaria para millones de personas.

Añadió que más de 4,2 millones de habitantes de Centroamérica, incluyendo a 3,5 millones en Honduras, Guatemala y El Salvador, son afectados por una de las sequías más severas que se recuerden en la historia de la región.

En Haití, el 30% de su población, unos 3 millones de personas, sufren inseguridad alimentaria, de ellos 800.000 se encuentran en una situación grave y precisan ayuda con urgencia.

El titular de OCHA apuntó que por su naturaleza y escala, el fenómeno de El Niño constituye una prueba crítica para el sistema humanitario mundial en el área de la acción temprana y en la capacidad de la comunidad internacional de actuar de manera conjunta con los gobiernos y comunidades de los países más vulnerables.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *