Home Editoriales Pon tus barbas en remojo…
0

Pon tus barbas en remojo…

0
0
Carlos Rojas

Saludos y gracias por estar aquí para juntos leer Ultimas Noticias. Alguna vez usted o yo nos hemos preguntado ¿qué es responsabilidad?  Creo que si nos hemos preguntado,  pero no nos ha importado mucho asomarnos a conocer su real significado o no hemos sido lo suficientemente responsables para saber o ver que es la responsabilidad (y por eso muchas veces se nos acusa de ser irresponsables) Estoy seguro que usted está en el grupo de los responsables y eso me llena de orgullo y satisfacción.

La responsabilidad es un valor que está en la conciencia de la persona, que le permite reflexionar, administrar, orientar y valorar las consecuencias de sus actos… Hay ocasiones que hacemos o ejecutamos acciones de las cuales estamos sabidos que van en contra de lo correcto o en contra de la Ley como quiera llamarlo usted…

Déjeme decirle algo muy, muy simple, algo que usted conoce de más: cuando maneja se encuentra en su ruta un simpático y colorido anuncio que dice Stop,  usted y yo sabemos perfectamente bien que significa alto, pare, deténgase, pero usted y muchos de nosotros solo hacemos como que nos paramos o hacemos como que nos detenemos y, lógicamente, ya estamos siendo irresponsables al desobedecer esa ley. Otra falta es el cinturón de seguridad, ya sé que lo debo usar porque es la ley, pero ¿por qué no lo uso? ¡Por irresponsable!

Hemos buscado irresponsablemente ser castigados y de paso no nos gusta que se nos  castigue. Hace unos días viví una historia que todos conocemos o hemos vivido de cerca: mi primo Irres iba manejando sin seguro, sin licencia y de paso hablando por teléfono. Para su mala o bendita suerte lo detiene un agente del orden… el oficial procede a las preguntas de rigor sobre los mencionados documentos, mi primo  Irres (no tiene ni… porque como yo es Huérfano) es detenido e invitado a la jefatura de policía. En fin como se pudo y suertudote salió feliz porque dizque no le cobraron nada en ese momento, pero para sacar su carro tuvo que hacer un teatro completo,

Llevó a alguien que tuviera licencia para manejar el auto, que se quedó preso en el corralón y pagar la multa… Llegó a la ventanilla donde hay gente sonriente, dulce y amable, desbordantes de alegría para atender a quienes van a pagar o cooperar con la ciudad… porque nos sobra el dinero…

Mi primo Irres, pensó que le cobrarían unos  $150 o un poquito más de dólares, pues vaya sorpresa… ¿le preguntan viene a pagar? pues que si, le pasan la cuenta y mi primo Irres se quiere morir, nomas eran $ 1,450 dls…

Y ya para que le cuento, porque en esta historia hubo más y a usted o a su primo o alguien más que conoce ¿les ha pasado verdad? ¿Y que ocasionó esto, quien me ocasionó esto? Nadie me lo ocasionó, yo lo busque todo y lo que es peor sin darme cuenta  por mi inconsciencia y por mi irresponsabilidad.

No seamos como mi primo Irres, aunque nos sobre el dinero, fíjese usted todo lo que causó el ir manejando y hablando por teléfono. Irres ahora está en proceso de deportación… contarles esto me preocupa y me duele mucho pero seamos responsables, respetemos las leyes. Y ¡cuando veas las barbas de tu vecino rasurar pon las tuyas a remojar!

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *