Home Editoriales Por el placer de servir al prójimo…
0

Por el placer de servir al prójimo…

0
0
Jacqueline Camacho-Ruiz
Jacqueline Camacho-Ruiz

Desde el inicio de su negocio, hace más de dos años, Fernando González ha hecho lo que ningún empleador hace.  Aparte de todos los beneficios y apoyo que el ofrece a sus empleados, Fernando se esmera cada mañana para hacerles su almuerzo… ¡a los ocho empleados!

Cada día, Fernando se levanta temprano para hacerles de comer… sin excepción.  No sólo invierte dinero, esfuerzo y dedicación si no también cariño por servir al prójimo.  Y no termina ahí, también les pone la mesa y les sirve su deliciosa comida.

Cuando le pregunté qué es lo que lo motiva a hacer esto constantemente sin rendirse, él me dijo que siente una vocación ardiente de servicio a los demás.

Pero éste deseo de servir empezó mucho antes de dos años… desde muy pequeño,  Fernando ya mostraba éste llamado cuando ayudaba a su padre en su lucrativo negocio en México.  Fernando le pedía dinero  para comprar el almuerzo, pero si su padre le daba diez pesos, él lo compraba todo de tacos (4 tacos por peso) para un total de 40 tacos.  En el camino de regreso al local de su papá, Fernando repartía los tacos a los trabajadores de los locales dándoles una chispa de alegría.  Cuando su papá le pedía el cambio y él no lo tenía, su padre se enojaba un poco pero en el fondo se sentía orgulloso de la iniciativa de su hijo.

Ésta costumbre siguió hasta ahora antes de tener su propio negocio como empleado ya que también llevaba comida para compartir a sus compañeros de trabajo de tres a cuatro días a la semana.

También le pregunté a Fernando en que se inspira aparte de servir a los demás y él me contestó: “Cuando preparo la comida…pienso en agradarle a mis empleados, en hacerlos sentir bien e importantes, en que les voy a ahorrar dinero y me entusiasma pensar en que les va a gustar…”

Un empleado que se siente apreciado, te cuida un negocio más de 100%, ya que los empleados son contratados para resolver problemas, independientemente del trabajo específico que desarrollen en la empresa.

Fernando ha experimentado la opulencia y la escasez en su vida.  Ésta es una de las razones por la cuales él  siente la necesidad de compartir lo poco y lo mucho con los demás, porque sabe que es la única manera de crear abundancia en su vida; es la ley de la atracción.

En la cultura japonesa existe una costumbre que cuando estas sentado en la mesa, tú tienes la responsabilidad de llenar el vaso de agua de la persona a tu lado izquierdo, lo cual significa que tu vaso siempre está lleno también, ya que te encuentras a lado izquierdo de otra persona.   Fernando es un ejemplo vivo de servicio, él llena el vaso de sus empleados, y ellos por consiguiente le cuidan su negocio y están comprometidos a ayudarlo también.

Imagínate si todos nos esmeráramos de la manera que lo hace Fernando…sin tan sólo pensáramos en el prójimo antes de pensar en nosotros…

Vive cada día como si fuese el último, enfócate en lo que haces 100%, y recuerda siempre a las personas que dependen de ti como inspiración para seguir adelante.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *