Predicador quiso imitar al profeta Daniel acercándose a una manada de leones y tuvo suerte de escapar sólo con un zarpazo

Alec Ndiwane, un sudafricano residente en Pretoria y profeta de la Iglesia Zion, experimentó un momento de delirio religioso que por poco le cuesta la vida. Es que el religioso y varios miembros de su congregación se encontraban de visita en el Parque Kruger, una de las reservas de vida silvestre más importantes del mundo, contemplando a unos leones cuando Ndiwane comenzó a comportarse de manera extraña y según sus acompañantes a hablar en lenguas.

En una actitud que todos consideraron como fruto de su estado de trance, el religioso sintió un irrefrenable impulso de imitar al profeta bíblico Daniel a quien los leones se negaron a devorar.

Así que abandonó la seguridad de la camioneta en que viajaba y caminó derecho hacia la manada de felinos. Los leones al verlo se abalanzaron contra él, por lo que tuvo que frenarse y correr de nuevo hacia la camioneta.

En plena carrera de regreso al vehículo el profeta fue alcanzado por una leona, que le clavó sus garras en uno de los glúteos. Los providenciales disparos al aire de un guardabosque ahuyentaron a las fieras, permitiendo al herido ponerse finalmente a salvo.

“No sé qué me sucedió”, admitió el profeta luego del mal rato. “Creí que el Señor quería utilizarme para demostrar su poder sobre los animales”, añadió.

Tras recibir unos cuantos puntos de sutura y pasar una noche internado, el predicador pudo regresar a casa.

Leave a Comment