Home Tema Central Primero yo…
0

Primero yo…

0
0

La descortesía, la falta de urbanismo y civilidad parece ir ganando terreno en la sociedad moderna donde cada día que pasa parece que se aplica mas la frase de “primero yo, después yo y siempre yo”

La pérdida de las buenas costumbres, ética y civismo amenaza seriamente la convivencia ciudadana ya que la idea de que “primero debo de ser siempre yo”  afecta las relaciones de los ciudadanos en los parques, en los supermercados, en la calle, mientras se conduce un automóvil, en el ocio nocturno y hasta en las miradas y formas más elementales de la relación humana.

El dar gracias, dejar pasar primero a otra persona, sostener una puerta, dejar espacio en los pasillos de los supermercados para que todos tengan la posibilidad de transitar sin problemas, el ceder el paso a un peatón, las miradas sostenidas y desafiantes sin ningún motivo aparente y un sinfín de situaciones más que se viven diariamente en una sociedad que parece estar siempre estresada, malhumorada y esperando que los demás siempre le cedan el lugar, ha ido deteriorando las relaciones entre los seres humanos.

¿Qué es el civismo? Podemos definirlo como las pautas mínimas de comportamiento que nos permiten convivir en sociedad. Se basa en el respeto hacia el prójimo, el entorno natural y los objetos públicos, tenerbuena educación, urbanidad y cortesía. Se puede entender también como la capacidad de saber vivir respetando y teniendo consideración al resto de individuos que componen la sociedad.

En el manual de urbanidad y buenas costumbres del venezolano Manuel Antonio Carreño quedan claras cuales serian las buenas costumbres que todos deberíamos tener para convivir en sociedad.

El Manual es muy amplio, pero se puede ver que existen normas sobre el comportamiento personal, sobre el comportamiento en el hogar y con la familia y también sobre el comportamiento en la relación con otras personas y en la comunidad, además de las normas para el comportamiento en la escuela o en el trabajo. Muchas de estas normas, son importantes que sean conocidas:

Normas de comportamiento en la casa y con la familia.

Consideración y Respeto: debemos tener consideración y respeto hacia nuestra familia y respeto y cuidado hacia nuestra casa y todas las cosas que se tienen. Debemos saber compartir y respetar el derecho de los demás a disfrutar del hogar, tener su privacidad y vivir con tranquilidad, para contribuir a que la vida de todos sea grata, sin ocasionar mortificaciones, notificando cuando debas llegar tarde o fuera de la hora acostumbrada. Debemos ser cordiales y gentiles con nuestra familia. No maltratar a nuestra familia con gritos o faltas de respeto porque estamos de mal humor, algo nos ha salido mal o porque tenemos sueño. Tampoco debemos abusar del tiempo en que usamos los espacios comunes como el baño, ni acabar con las cosas comunes como el agua de la nevera, la comida que haya en la casa sin tomar en cuenta que los demás también pueden querer comerla. Tampoco debemos permitir que las visitas, compañeros o amigos se conviertan en una invasión que altere la vida familiar. Asimismo se debe respetar a las personas que trabajan en nuestra casa, dándoles respeto y consideración, sin gritarles, ordenarles de manera grosera, menospreciarlas, burlarse o reclamarles delante de extraños o de mala manera.

Colaboración y Responsabilidad: Debemos ayudar en todo cuanto sea necesario para hacernos la vida más fácil y grata a todos, aceptando que la responsabilidad de mantener en buen estado nuestra casa es tarea de todos y por ello debemos colaborar sin poner excusas ni negarnos a ayudar, con el mantenimiento del aseo, arreglo, cuidado y orden de la casa, compartiendo las responsabilidades y aprendiendo a actuar juntos repartiéndonos las actividades y tareas de acuerdo a nuestra edad condición y preparación, cuidando todas las cosas propias y de nuestros familiares, así como los bienes y recursos que tenemos y no debemos ensuciar ni desordenar los espacios de la casa. También debemos atender y cuidar nuestras mascotas

Cortesía y buen entendimiento y educación: Se deben acatar las normas y orientaciones de los padres y mayores, escuchando sus consejos, sin faltarles el respeto con respuestas o actitudes inapropiadas. Se debe atender bien a las visitas y no retirarnos ni dejarla sola, suspendiendo cualquier actividad que pueda resultar molesta para el visitante o ser descortés con él, tampoco debemos poner malas caras, ser groseros o antipáticos con las visitas, ni hacer algo que lleve a la persona a pensar que su presencia resulta molesta o incomoda. No se debe olfatear o soplar las comidas o bebidas, ni tampoco hacer ruido con la boca mientras se come, comer con la boca abierta o hablar con la boca llena.

Normas de comportamiento con las personas y en la comunidad.

Convivencia: Se debe considerar la tranquilidad de los vecinos y sus derechos, así como consideramos y respetamos a nuestra familia y en nuestra casa. Se debe controlar a las mascotas, para que no afecten a losdemás, cuando se saquen a pasear se debe tener el control sobre ellos para que estas no afecten o lastimen a terceros y también recoger sus desechos y no dejarlos en la vía pública. Respetar el derecho y orden de llegada y espera para que te atiendan en los sitios de servicio público, no trates de adelantarte a los demás, espera tu turno y trata de realizar la actividad en corto tiempo.

Ciudadanía: Se deben cuidar los espacios comunes, respetando el derecho de todos a su disfrute, se debe evitar entorpecer el derecho a la libre circulación y evitar traspasar la frontera privada de las viviendas y bienes de los vecinos y si se necesita, pedir permiso y explicar las razones. No arrojar desechos hacia la calle, las viviendas vecinas o las personas. Se debe participar en las actividades de reparación, mantenimiento, cuidado, reciclaje y embellecimiento de los espacios de la comunidad. La diversión y la recreación no deben ser nunca fuente de molestia, incomodidad o conflicto para ninguna otra persona. Se debe respetar y acatar todas las normas de seguridad y reglas de uso de los espacios públicos

Solidaridad: Se debe ser solidario y ayudar a los demás frente a problemas de la comunidad y situaciones de peligro.

Respeto: Es fuera de ética el hablar siempre en términos chistosos y de burla. El chiste en sociedad necesita de gran pulso para que no se convierta en una necia y ridícula impertinencia y no es, a la verdad, el que se afana en hacer reír, el que generalmente lo consigue. En una reunión pública se debe de prestar completa atención a la persona que lleve la palabra en una conversación general, dirigiendo siempre nuestra vista a la suya y no apartándola sino en aquellas breves pausas que sirven de natural descanso. La urbanidad exige que manifestemos tomar un perfecto interés en la conversación de los demás, aun cuando no nos sintamos naturalmente movidos a ello. No hacer ni responder llamadas telefónicas cuando una persona habla en una reunión pública, ni susurrar con la persona de al lado porque afecta el interés general.

Las normas de comportamiento con las personas y con la comunidad, no ayudan a manejar más apropiadamente la solidaridad con nuestros semejantes, la convivencia con nuestros vecinos y los valores ciudadanos, contribuyendo en cada uno para su mejor actuación como persona en la sociedad. La urbanidad es una emanación de los deberes morales y, como tal, sus prescripciones tienden a la conservación del orden y de la buena armonía que deben reinar entre las personas y a estrechar los lazos que los unen, por medio de impresiones agradables que produzcan los unos sobre los otros.

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *