Home Tema Central ¿Puede vencer el amor la diferencia cultural?
0

¿Puede vencer el amor la diferencia cultural?

0
0
¿Puede vencer el amor la diferencia cultural?
¿Puede vencer el amor la diferencia cultural?

En una sociedad cada vez más globalizada y cosmopolita, donde conviven e interactúan constantemente personas de diferentes culturas son muy comunes las parejas



multiculturales… La gran pregunta que todos se hacen es: ¿puede vencer el amor la diferencia cultural?

A lo largo de la historia de la humanidad las parejas se han conformado mayoritariamente  por personas de una misma cultura y/o provenientes de un mismo grupo social y étnico. Sin embargo la globalización, las comunicaciones y las migraciones masivas de los últimos años han hecho que cada día sea más común las parejas multiculturales.

Sin embargo, proceder de culturas, religiones o razas diferentes, son algunos de los múltiples obstáculos que deben salvar las parejas multiculturales antes de conseguir que triunfe el amor. Seguramente sean muchas las diferencias, pero conocer y respetar los rasgos culturales del otro ayudará a que la relación prospere.

El amor en la actualidad no tiene fronteras ni límites. Y cuando nace no conoce de ideologías ni de culturas. Además, no tiene sentido percibir las diferencias como un freno para el amor; las diferencias pueden ser un estímulo. Las fusiones más exóticas crean las familias más ricas, a pesar que el desacuerdo cultural puede materializarse en cuestiones esenciales como la sexualidad, la descendencia, el futuro y/o el trabajo…

Es verdad que las parejas entre personas de diferentes culturas ya no están censuradas socialmente, pero no obstante deben superar algunos obstáculos y dificultades para encontrar el camino a la felicidad.  Conocer y respetar los valores del otro es fundamental. Hay que pensar que forman parte de la pareja y por tanto no hay que pretender cambiarlos. Cuando hay amor entre dos personas también hay que aprender a aceptar aquellos rasgos y hábitos que les diferencian.

Las creencias religiosas

Ésta suele ser la fuente más inmediata de conflicto. La tolerancia es un principio muy valioso en toda relación humana. La relación de pareja debe ser armoniosa y equilibrada y para ello necesita contener altas dosis de tolerancia y respeto. Por eso las diferencias religiosas no deberían ser fuente de conflicto. Las ideas que cada uno tenga sobre la religión no deben ser un instrumento por el cual pelear sino una forma de enriquecer a la pareja.

Parece difícil entender por qué surgen estos conflictos si la mayoría de las religiones propugnan una serie de principios esenciales como la bondad, el respeto y la fe. Pero la verdad es que es posible convivir y mantener unas creencias individuales. Cuando uno de los cónyuges trata de imponer por la fuerza sus valores, surge el conflicto. Lo importante en estos casos, es hacer ver al otro que cada uno tiene unas creencias y que por el hecho de ser pareja no van a renunciar a ellas.

Muchos problemas surgen cuando nacen los hijos. La mejor postura es optar por permitirles a ellos mismos conocer ambas religiones. De esta forma cuando estén realmente preparados podrán decidir cuál es la que más se acerca a sus pensamientos.

Tradición gastronómica

En muchos países las tradiciones culinarias van unidas a la religión y aunque no es fuente de conflictos tan agudos como los provocados por esta última, sí puede ocasionar algún que otro quebradero de cabeza a la pareja. Por ejemplo en la India las vacas son sagradas y no pueden comer ternera, el Corán prohíbe a los musulmanes comer cerdo y los griegos ortodoxos no pueden tomar lácteos.

Resulta muy difícil renunciar a las tradiciones culinarias y en realidad no hay por qué hacerlo. Son una forma de mantener vivas las raíces culturales, es necesario aprender a convivir con ello ya que forma parte de la pareja.

La psicóloga Gina Muñoz enfatiza que “sabemos que existen diferencias físicas entre hombres y mujeres, pero muchas veces se nos olvida que somos muy diferentes en otros aspectos, tanto emocionales como intelectuales y se nos hace mucho más difícil entender al sexo opuesto”.

Muchas veces la cultura en que vivimos hace que estas diferencias, entre hombres y mujeres, sean aún más marcadas. Tanto ellos como ellas pueden vivir en los mismos lugares, compartir semejanzas biológicas y hablar el mismo lenguaje; sin embargo, la forma cómo reaccionan ante las distintas situaciones que se puedan presentar, es lo que más los hace diferentes”, explica la profesional.

Consejos Útiles

Antes de que te decidas por una relación con una persona de otra cultura, aquí te damos algunas recomendaciones para evitar malos entendidos y desilusiones:

  • Evita las discusiones sobre política hasta que conozcas a la persona muy bien a no ser que seas licenciado en Ciencias Políticas, sepas casi todo acerca de la política mundial y puedas tratar el tema con diplomacia.
  • Debes estar preparado para las miradas indiscretas de la gente de mente cerrada. Puede que haya gente que trate de convencerte para que no tengas una relación seria. No cambies tus ideas por lo que te diga la gente y haz lo que tu creas conveniente para ti y tu pareja. Debes estar abierto a sugerencias y opiniones, pero recuerda que solo tú vas a vivir tu vida, así que toma las decisiones que tú quieras. Lo que otros piensan no debe ser nunca un motivo para dejar o seguir con una relación.
  • Haz el esfuerzo de aprender acerca de las tradiciones. Es un detalle y demuestra a la otra persona que estás deseando entenderle mejor. ¡Por lo menos debes ser capaz de localizar su país en el mapa! Interésate por lo que dicen de su cultura, pregunta y sé sincero. Mentir no te llevará a ningún sitio, y puedes acabar insultando a una posible pareja.

Lucha por esta relación con la fuerza y sinceridad que lo harías en cualquier otra relación, sin que te importen las diferencias culturales. Si esa persona es la adecuada para ti, aprenderás a admirar esos pequeños detalles como características especiales que atraen tu mente, cuerpo y alma. Así que si basas tu relación de pareja en el respeto, la comunicación y la tolerancia no hay razón por la que existan más problemas de lo que una pareja común puede tener. No le pongas fronteras o limites al amor, que él no entiende de culturas ni de etnias…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *