Home Editoriales Que el árbol no impida ver el bosque
0

Que el árbol no impida ver el bosque

0
0
Tab Machado
Tab Machado

El hombre se ha equivocado permanentemente al colocar como propósito de su vida, la individualidad en vez de la generalidad. Estoy seguro que si cualquiera de nosotros fuera de otro planeta y llegara a la tierra, no entendería porque el hombre se ha aglutinado en grandes ciudades, cuando su carácter es netamente individualista.

Si uno observa detenidamente a los seres humanos en sus rutinas diarias, corrobora el hecho de que cada persona basa su vida en la individualidad y en la satisfacción de su ego,

muchísimo más que en satisfacer las necesidades de otras personas. A cada momento y a cada instante, en cualquier lugar donde haya alguna actividad desarrollada por seres humanos, usted verá como aflora el carácter egoísta, individual y materialista, el querer sobresalir unos sobre otros, el querer demostrar ser el mejor y el tratar de prevalecer sobre los demás. Casi nunca (y no digo nunca porque hay excepciones) el hombre busca aunar esfuerzos en pro de un logro, sino que busca individualmente ese logro para que la gloria sea para él solo.

Este prólogo es porque en los últimos meses y en lo que parece ser la peor campaña anti hispana de la historia de este país, varios proyectos o promulgaciones de ley, buscan estrechar el círculo y poner su dedo acusador sobre la comunidad.

El carácter individual de algunos gobernantes, políticos y de algunos funcionarios públicos, parecen más exacerbados que nunca al proponer a diestra y siniestra todo tipo de trabas para la comunidad inmigrante y la etnia hispana.

Lo que no tienen en cuenta estas personas es que los inmigrantes hispanos son un gran porcentaje de los que llevan adelante esta gran nación, los que calladamente le ponen el hombro, el trabajo y el corazón para que cada día sea más grande. Los que con sangre, sudor y lágrimas han estado, desde el comienzo mismo de la historia, dando muestras de solidaridad y de entrega, para mejorar las condiciones de vida de este país. Lo que tampoco tienen en cuenta estas personas, es que la comunidad hispana ha templado su alma de cara a la necesidad y a las privaciones más elementales y a fraguado su corazón con la gran esperanza de que se reconozcan sus logros.

Estas personas, que en vez de querer que cada día seamos más, quieren ser cada vez menos, que se olvidan que sumando voluntades se puede superar la más duras de la crisis y que sumar siempre será más importante y gratificante que restar o dividir… estas personas (que afortunadamente son los menos) están viendo únicamente el árbol y su gran tronco les está impidiendo ver el bosque… un frondoso y productivo bosque de más de 40 millones de árboles que conforma la comunidad hispana en su conjunto…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *