¿Qué es la oración?

Querido lector de Ultimas Noticias: gracias por volvernos a encontrar y preguntarnos ¿Qué es la oración? No podemos hacer oración bien, si primero no sabemos qué es.

La oración es algo fácil y difícil. Fácil porque hablar con Dios es algo que podemos hacer todos en cualquier momento, prácticamente en cualquier circunstancia. Y es difícil porque a veces no sabemos exactamente qué es hacer oración, porque las ocupaciones diarias nos absorben o simplemente porque hay una gran resistencia a sentarse un rato para hablar con Dios…

Orar es hablar con Dios, de tú a tú, como le habla un hijo a un padre. A Dios podemos decirle cualquier cosa: lo que vivimos, nuestras preocupaciones, lo que hemos logrado, lo que no hemos logrado. Todo lo que necesitamos a él se lo podemos pedir, incluso platicarle nuestro día tal y como lo haríamos con la gente a la que le tenemos confianza y queremos.

La oración es un arma muy poderosa para dirigirse a Dios para alabarlo, agradecerle, reconocerlo, venerarlo y pedirle cosas que sean para nuestro bien… Para reconocer en pleno que, sin merecerlo, él vive en mi, vive en nosotros, que mi cuerpo es el templo donde el mora y que a ese templo muchas veces no lo hemos cuidado.

Pero usted y yo sabemos muy bien, que la oración es muy poderosa, entonces hagámosla, practiquémosla.

Dice el libro de libros: ora a tu padre en silencio y él te recompensará en público. Dice también San Pedro Damián: la oración es la elevación del alma hacia Dios y la petición de lo que se necesita de Dios.

Algunos recordarán que Jesucristo nos dijo… “cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí en lo secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará”.

Lean esto a vuelo de pájaro ya que es una pequeña alegoría sobre la fe: “Estaban tres hombres en una isla ahí vivían, un día llegó por esos lares un pequeño barco y entre los viajantes iba un cura, los tres hombres se acercaron al barco y el cura les preguntó: ‘¿ustedes aquí viven?’

‘Si nosotros aquí vivimos’, contestaron los tres hombres. El cura preguntó nuevamente ‘¿ustedes como  le oran a Dios?’ y los hombres le respondieron: ‘cuando tenemos necesidad de algo, nosotros decimos Señor tu eres tres, nosotros somos tres, ayúdanos’

El cura sorprendido preguntó: ‘¿y entonces qué pasa?’,  y los hombres le contestaron: Dios responde y nos ayuda…

Dijo entonces el cura: ‘¿ustedes no conocen la oración del cristiano?’, a lo que los tres hombres respondieron que no, pero que les enseñaran como decirla. Y el padre les enseñó el  Padre Nuestro, oración que a los tres hombres les gustó mucho y felices empezaron a repasarla para aprendérsela… Gracias dijeron al cura los tres hombres y el cura y sus acompañantes se marcharon.

A los pocos días escucharon que el barquito estaba pasando otra vez por la isla y los tres hombres que habían perdido la oración corrieron hacia el barco para decirle al cura que la oración se les había perdido, solo que estos tres hombres iban corriendo sobre el agua para alcanzar el barco…

Asombrado el cura les dijo: ‘no se preocupen… pueden seguir orando como oran… Señor tu eres tres, nosotros  somos tres ayúdanos… eso es orar con fe’… Gracias por leer Ultimas Noticias.

Leave a Comment