Home Tema Central Qué hacer si tienes nostalgia
Qué hacer si tienes nostalgia
0

Qué hacer si tienes nostalgia

0
0

Tema CentralUno de los escollos más difíciles de superar por parte de los migrantes es el sentimiento de nostalgia que nos invade al recordar nuestros pueblos, amigos y familiares que quedaron atrás…

A lo largo de nuestra vida se producen muchos cambios que nos obligan a dejar atrás aquello que hasta ese momento era nuestro presente. Cambiarnos de país o de estado de residencia, una separación, un divorcio, la emancipación de los hijos y/o la muerte de un ser querido… todas estas circunstancias y otras hacen que nuestra realidad cambie y nos veamos obligados a enfrentarnos a situaciones nuevas que nos exigen nuevos desafíos.

Sin embargo, asumir ese cambio no siempre es fácil, y echar de menos lo que fue, lo que vivimos, la felicidad o el bienestar que vivimos nos puede llevar a sumirnos en la nostalgia y quedarnos así anclados en el pasado, incapaces de vivir el presente.
La nostalgia (griego clásico ?????? ‘regreso’ y ????? ‘dolor’) es descripta como un sentimiento o necesidad de anhelo por un momento, lugar, situación o acontecimiento pasado. La nostalgia es referida comúnmente no como una enfermedad ni un campo del estudio, sino como un sentimiento que cualquier persona puede atravesar en cualquier etapa biológica.

La nostalgia es el sufrimiento de pensar en algo que se ha tenido o vivido en una etapa y ahora no se tiene, está extinto o ha cambiado. Se puede asociar a menudo con una memoria cariñosa de la niñez, un ser querido, un cierto juego, un objeto personal estimado o un lugar que abandonamos.

Los estudios muestran que muchas personas creen que en años o décadas pasadas las personas estaban mejor de lo que están ahora, con un nivel de vida más alto. Esta creencia es un carácter típico entre los signos del sufrimiento nostálgico.

No se refiere a una enfermedad, condición psíquica o mental patológica, sin embargo puede convocar síntomas que son tanto verdaderos como físicos en la naturaleza.

No es definible científicamente; sin embargo, distintos pensadores han hablado de ella: Es la sublimación en la indeterminación de un anhelo del alma desbordado en la materia, “como un amar sin ser amado y como un dolor que sentimos en miembros que no tenemos”, por el cual se transparenta un “echar de menos lo que no somos” y la aceptación de que nos encontramos “incompletos “.

También se describe como la necesitad o aflicción de estar en ‘otra parte’ u ‘otra condición’, de superar la temporalidad y la finitud, de volver a los lugares de origen. La nostalgia, aun cuando también identifica en sus límites un sentimiento de pérdida, no se refiere a una vivencia corriente, sino a una difusa, a la vez que persistente y dolorosa.

La nostalgia mezcla “un sentimiento de encanto ante el recuerdo del objeto ausente o desaparecido para siempre en el tiempo, un sentimiento de dolor ante la inasequibilidad de ese objeto, en definitiva un anhelo de retorno que quisiera transponer la enigmática distancia que separa el ayer del hoy y reintegrar el alma en la situación que el tiempo ha abolido. Mucha gente suele sentir nostalgia por su casa, su pueblo o su comunidad ya sea por un viaje temporal o definitivo.

Como superar la nostalgia

Para superar la nostalgia recuerda mantener una actitud positiva. Si sólo tienes pensamientos felices, sólo cosas positivas recordarás. Empieza teniendo unas cuantas fotos de aquellos seres queridos que más extrañas. Demasiadas fotos pueden provocarte nostalgia.

Busca una actividad que hacer cuando extrañes a tu familia o a tu pueblo. Puedes incluso luego enviar lo que hagas a casa, de esa forma una parte de ti estará con ellos. Esto también te ayudará a evitar que te enfoques sólo en esas cosas que extrañas de casa.

Más importante aún es que tengas un amigo. Te sentirás nostálgico más a menudo si te encuentras solo. Tener un amigo te distrae de sentirte mal y también te da la oportunidad de hablar con alguien acerca de como poder apoyarse mutuamente.

Si no puedes comunicarte con tu casa y estás apartado o aislado, sería bueno que llevaras un diario. Ahí podrás expresar tus preocupaciones y como te has estado sintiendo. El hogar a menudo es fuente de seguridad o amor. Tener algo donde expresar tus sentimientos te ayudará a no extrañar tanto esas cosas.

Llama a tu familia y mantén el contacto siempre activo. Es importante aceptar el hecho de que estás fuera de casa, así que debes llamar pero sin abusar, o sea, hacerlo una o dos veces por semana. Llamar demasiado te hará sentir parte de los sucesos aunque no estés y esto eventualmente llevará a sentirte más nostálgico.

¡Trata de mantener una actitud positiva! Piensa en todas las cosas maravillosas que están sucediendo ahora mismo. Puede que estés estudiando en la universidad lejos de casa o empezando una nueva vida. Enfócate en hacer de tu nueva casa un nuevo hogar y no estar siempre extrañando tu viejo hogar. Y si sólo estás lejos por un tiempo, trata de disfrutar lo que estás experimentando ahora. Cuando vuelvas, no querrás mirar atrás y ver que te has pasado todo el tiempo llorando y suspirando por lo que no tenías ahí.

Es bueno expresar tus sentimientos cuando vuelvas. Mostrarle a tus seres queridos que los has extrañado puede ser proyectado de muchas formas.

Imagina tu vida como los diferentes capítulos de un libro. El pasado pertenece a un capítulo que ha terminado ya y ahora es el momento de comenzar un nuevo capítulo. Para ello, coge un folio en blanco y escribe en él cómo te sientes, qué o quién echas de menos, qué es lo que te impide vivir el presente y así vuelques en él todos tus sentimientos. Cuando termines, marca un punto y aparte muy visible al final de lo escrito.

A continuación, dale la vuelta a la hoja y escribe en ella cuáles son tus sueños y qué es lo que esperas hacer en tu vida a partir de ese momento, qué es lo que deseas, por qué vas a luchar y todo aquello que quieres que, en un futuro, forme parte de tu vida.

Con ello, te ayudas a ti mismo a superar el pasado y mirar hacia el futuro. Recuerda que superar la nostalgia no significa olvidar el pasado, sino integrarlo en nuestra experiencia vital, enriquecernos con él y superarlo para poder mirar hacia adelante.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *