Home Editoriales Carlos Rojas Qué poco prudente es responder antes de conocer los hechos
0

Qué poco prudente es responder antes de conocer los hechos

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

Ser agradecidos es un don que nos fue dado desde el momento de nuestro arribo a la vida y a muchos se nos ha olvidado ese maravilloso don de agradecer, por eso antes que nada quiero saludarlos y agradecerles el que cada semana lea usted este periódico que un equipo de entrega, amor y conciencia hacemos para usted: Últimas Noticias.

Quiero comentarles algo que la máxima autoridad trató con parcialidad… ¿qué triste verdad? Bueno aquí la historia… cuentan que tiempo atrás acusaron injustamente a una persona de asesinato. El juez encargado de dictar sentencia estaba enemistado con el acusado, pero para dar ante el pueblo una imagen de imparcialidad dijo al pueblo que iba adar una oportunidad al acusado para que fuera él quien decidiera su suerte eligiendo entre dos papeles en los que iba a escribir en uno inocente y en el otro culpable.

Los dobló y le dio a escoger uno. El acusado eligió uno se metió el papel en la boca y se lo tragó. La única forma de saber cuál había sido la elección era abrir el otro papel y vieron que estaba escrita la palabra ‘culpable’.

El pueblo pidió que dejaran libre al acusado y el juez de muy mala gana tuvo que hacerlo… Lo que desconocía el pueblo era que el juez había escrito la palabra culpable en ambas papeletas ¿Cómo podríamos definir la forma como actuó el acusado? ¿Fue listo, fue sabio al actuar de esta forma?

Más bien podríamos decir que fue ASTUTO, fue hábil, fue listo, muy listo, pero no fue sabio en el sentido que enseña la Palabra de Dios. Vivimos en un mundo donde ABUNDA la ASTUCIA, pero la sabiduría es ESCASA y si nos juzga un juez como el mencionado imagínese usted lo que nos espera en caso de que seamos el acusado.

Cuando la Palabra de Dios habla de Sabiduría divina, no es algo que se consigue con la acumulación de “conocimientos a lo largo de los años”. Es algo muy, muy diferente. Sabiduría divina no es igual a experiencia… Mirad si la sabiduría es importante para la vida que Salomón dedica capítulos para hablar, dar recomendaciones y enseñanzas sobre ella.

¿Qué es entonces la sabiduría Divina? ¿Dónde está la fuente de la Sabiduría divina? ¿Para qué necesitamos la sabiduría divina? ¿Cómo vivir con la sabiduría divina? Antes que nada la sabiduría hay que saber dónde hallarla. Para conseguir encontrar algo, primero tenemos que saber lo que buscamos.

La palabra de Dios define a la sabiduría como “El Temor de Dios”. Donde hemos de buscarla: el origen y la fuente de la sabiduría está en Dios mismo, Dios da la Sabiduría porque con sabiduría fundó la Tierra y afirmó los cielos. Y el mundo pregunta enseguida ¿Qué es vivir en el Temor de Dios? “Es responder con Fe a su persona y a su revelación” con obediencia… Dicen que el que busca encuentra y si la buscamos tenemos que, interesarnos para saber cómo hallarla: porque el señor muy claro dice “Me hallan los que me buscan”. Dicho de otra manera sería: “Los que tienen interés en buscarme me hallarán”.

Hay un llamado claro por parte de Dios a que seamos sabios y a que no seamos necios… Como nota recordemos, que Dios vive en nosotros, es nuestro Dios intimo, nuestro Médico interno, es nuestro Ser y con esto podemos comprender quiénes somos y qué gran poder tenemos y no lo hemos usado para lo bueno.

La sabiduría hay que adquirirla, el sabio Salomón hace hincapié en ello: sabiduría, ante todo adquiere sabiduría. Para ser sabios debemos, estar despiertos, atentos y siempre vigilar nuestras actitudes. Algo muy importante: debemos aprender a saber escuchar, tristemente somos una sociedad “locuaz” que habla mucho y escucha poco. Para saber escuchar es muy necesario “guardar silencio” y cuán difícil nos resulta a veces escuchar. Dicho en otras palabras “que vergüenza y poco prudente es responder antes de conocer los hechos”.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *