¿Quién vigila a los vigilantes?

 

Bueno, así decía el poeta romano Juvenal: ¿Quién vigila a los vigilantes? Hay mucho que hacer, mucho de qué hablar, mucho por resolver, tenemos enfrente muchos ejemplos a seguir y muchos de nosotros parece que no los hemos visto, ni los hemos oído. Como que vivimos en el limbo, pero nunca es tarde y antes de seguir, permítaseme saludarlo amigo lector de Ultimas Noticias y gracias por acudir a nuestra cita semanal.

Hablando de vigilar o de ver como transcurre el tiempo, tenemos que activar nuestras conciencias, que el universo acompañe nuestra creación, no tenemos que dejar de soñar, tenemos que abrir nuestros ojos cada día y despertar en la sabiduría de nuestros ancestros…

Si lo que estamos haciendo nos da el fruto esperado entonces vamos bien, sigamos haciéndolo… pero si no da lo que creemos que debe producirnos, entonces tenemos todo el derecho de cambiar de dirección… Tenemos que luchar, buscar con amor y perseverancia y veremos o tendremos los resultados esperados…

Tenemos que seguir siendo buscadores, ya lo decía Marx y lo decía bien, afirmando que “el hombre solo ha encontrado en la realidad fantástica del cielo, donde buscaba un superhombre, el reflejo de sí mismo”. Esa búsqueda, como bien pensaba Marx, era la negación del hombre, ya que solo a nosotros nos corresponde el devenir de nuestros destinos… Entonces tendremos que comprender que desde el cielo no provendrá ninguna justicia redentora, tenemos que encontrar el sendero correcto pero tenemos que buscarlo ya que, como bien dice el dicho, nada nos va caer del cielo.

En los tiempos actuales el hombre está buscando con urgencia su poder espiritual… ¿quién se lo dijo o quien le invitó a que buscara? Todo se da por la fuerza poderosa y profunda de nuestro Ser, para volver a conectarnos con los ciclos y ritmos de la naturaleza, trayéndolos a la conciencia y poder juntarlos  para conocer la realidad de nuestros tesoros escondidos, de nuestras vivencias olvidadas, de nuestros más arcaicos dolores, hay que comprenderlos para transformarlos en luz, tenemos que lograr como dice la sabiduría de los grandes chamanes ser uno con el mineral y con la lluvia, con el fuego y con el árbol y conectarnos con la totalidad…

Si puede reúnase cinco minutos cada día consigo mismo, descubrirá sus facultades humanas. Cuanto nos han dicho y hablado del poder del espíritu, ese poder tenemos que buscarlo para lograr nuestro centro, balance o equilibrio y por ende el pensamiento,  el sentimiento y la acción, tendrán que unirse para ser el canal pleno del poder del espíritu.

Tenemos que observar de día y de noche con disciplina para crear conciencia, lo practicado y lo aprendido. Haga su reunión personal ¡inténtelo! pruebe, conviértase en el vigilante de quien lo vigila. Y, como siempre, muchas gracias por leer Ultimas Noticias.

Leave a Comment