Home Editoriales Tab Machado Recuerdos del futuro
0

Recuerdos del futuro

0
0

La vida muchas veces, cuando hurgas distraídamente en el pasado, suele sorprenderte y mostrarte el porqué estás dónde estás en este preciso momento. A veces el recuerdo es amargo pero ves que el mismo te dejó un aprendizaje suficiente para hacerte mejor persona o más fuerte. Otras, como a la ocasión que me voy a referir, te indica que siempre se debe de sembrar buena semilla para cosechar una productiva siembra. Por eso hoy (domingo al momento de escribir esta columna) mientras miraba distraídamente el salvapantallas de mi computadora, el fugaz pasaje de la foto del premio Illinois Main Street que fue otorgado a Ultimas Noticias junto a la Asociación del Centro de Elgin en el año 2005 revivió un acontecimiento que, habiendo ocurrido hace doce años atrás, me mostró como se mantiene firme y enhiesto el rumbo y la trayectoria que ha elegido este periódico desde su nacimiento: ayudar, lograr y apoyar a la comunidad hispana levantando una barra de respeto y dignidad por medio de la cultura y de acciones positivas, que es lo que constituye parte de los valores más esenciales de la formación familiar de los latinos.

Además me permitió comprobar que, desde entonces, desde siempre, hemos mantenido la misma meta con la seguridad de que, cuanto más avancemos en nuestro objetivo de levantar una barra de respeto y dignidad por medio de la cultura y de acciones positivas, mas podremos favorecer a toda la comunidad en su conjunto. Y creo que ese ha sido nuestro norte y donde hemos puesto nuestro esfuerzo en forma constante en bien de la comunidad.

Como les he contado desde la primera editorial: hace muchos años atrás, cuando aún estudiaba para ser comunicador social, caminaba por las calles de la ciudad en la que vivía cuando un cuadro apostado en la vidriera de una librería captó mi atención. El cuadro tenía un paisaje común, donde había solamente un camino y el resto era campo. La imagen no era nada inusual, pero iba acompañada de un poderoso mensaje que se grabó a fuego en mi corazón y que aún hoy habita allí poderosamente. “No sigas el camino… mejor ve donde no hay huellas y deja un sendero…”, decía el sugestivo mensaje y ese es el espíritu que aun nos anima, que nos alienta, que nos fortalece, que queremos ofrecer y que nos hace salir del camino para enfrentar el desafío de abrir un nuevo sendero. Por eso la foto para mí es un recuerdo del futuro… porque si seguimos sembrando en bien de la comunidad seguiremos cosechando el respeto y el cariño de nuestros lectores, ya que todos ustedes son, para nosotros, el bien más preciado. ¡Gracias por estar siempre junto a nosotros!

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *