Home Editoriales Rendirse jamás
0

Rendirse jamás

0
0
Tab Machado

¿Eres de aquellas personas que crees que por más que luches y luches la suerte jamás te acompaña? ¿Qué te esfuerzas y te prodigas sin igual pero que siempre te falta el centavo para el dólar o que la vida eternamente te pone la peor cara y nunca te sonríe? ¿Eres de los que te visualizas triunfando pero siempre surge un escollo insalvable al momento de avanzar hacia la ansiada meta? ¿Ves que las demás personas pasan a tu lado triunfantes y tú nunca apareces en el cuadro final? ¿Te han dado varias formulas mágicas de cómo cambiar esa realidad pero, a pesar de cumplirlas, todo sigue igual?

Y como reaccionas  ante todo esto: ¿aun luchas por tus sueños incansablemente o ya has aceptado ese funesto destino y te has conformado o dejado estar?

La vida es como un juego infantil, de esos que recorres un tablero hasta la meta final.  Hay piezas de jugadores que se deslizan hacia adelante con una velocidad prodigiosa al impulso de dados que siempre le muestran los mejores números y que sortean sorprendentemente los casilleros que son negativos, proyectándose hacia la meta con una facilidad casi que voluptuosa. En cambio hay jugadores que avanzan con lentitud y los números de sus dados coinciden casi que fatídicamente con los casilleros que hacen retroceder o esperar turnos para avanzar… Los unos y los otros parecen distanciarse muchísimo y el triunfo está en la mano de los primeros pero, sorprendentemente, hacia el final del juego siempre hay más obstáculos de los previstos para que el juego cobre dinámica e incertidumbre por lo que los jugadores que tuvieron suerte tropiezan primero con esas dificultades y, como no están acostumbrados a retroceder o esperar varias vueltas, se frustran rápidamente y abandonan la partida, en cambio aquellos sobrevivientes que no se dieron por vencidos y vienen casilla a casilla ya están templados y acostumbrados a los tropiezos y siguen terca y obstinadamente hacia la meta final… Te sorprendería saber el alto porcentaje de personas que triunfan llegando con temple desde atrás sobre aquellos que ganan fácilmente al principio y se topan con estorbos al final. Por eso nunca abandones ni te desesperes, juga tú partida pacientemente hasta el final, poniendo mucha pasión, aunque sientas que no tienes ni la más mínima oportunidad de ganar…

Y si en algún momento estas cansado, frustrado, sientes que las fuerzas te abandonan, crees que no avanzas, los logros no llegan y la vida te ha abandonado, te pido que no decaigas… respira profundo si crees que es necesario, pero no te dejes vencer… La vida es un constante desafío que hay que enfrentar con valentía y decisión, sabiendo que uno y solo uno es el propio arquitecto de su destino y que, si por alguna causa hoy estamos enfrentados al abismo de la desesperación, el desaliento y la desesperanza, siempre existe la posibilidad de cambiar el rumbo si encuentras dentro de ti la partícula divina de la voluntad y la persistencia.

Todos los males pueden desaparecer, si te levantas después de cada caída y sigues firme tras  tus propios sueños. Si te concentras en tu objetivo, si dejas de lado tu desaliento, si crees en ti mismo, una poderosa fuerza cargada de energía renovadora operará el milagro de llevarte a donde quieres… No te puedo prometer que en el camino no encontrarás dificultades, lo que si te puedo asegurar es que si recuperas o adquieres confianza y voluntad inquebrantable, estas se convertirán inmediatamente en dos poderosas manos que te empujarán al camino del éxito… Y esta fórmula no te la doy como simple retórica sino que, en lo personal, creo ser un producto de ello… en mí vida tengo un lema: rendirme jamás…

La vida es un continuo desafío y solo aquel que le hace frente es el que triunfa, ya que nada es imposible mientras exista tan solo una oportunidad…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *