¿Sabías acerca de la historia de los fuegos artificiales?

Los fuegos artificiales se originaron en China en el año 200 AC. La historia más difundida es que los fuegos artificiales se inventaron por accidente cuando un cocinero chino que trabajaba en una cocina al aire libre mezcló en forma accidental carbón, ácido sulfúrico y nitro. La mezcla se quemó comprimida en un tubo de bambú y explotó. Los aldeanos creyeron entonces que era un buen modo de ahuyentar a los espíritus. Posteriormente, entre el 600 y el 900 un alquimista chino combinó azufre, carbón y salitre y le prendió fuego. Cuanto más oxígeno tenía el salitre, mayor era la explosión. Los chinos no tardaron mucho en mezclar ese polvo con rocas y metal para hacer bombas. Fue un monje chino llamado Li Tian, quien vivía cerca de la ciudad de Liu Yang en la provincia de Hunan, quien (se dice) inventó los fuegos artificiales hace algo más de 1,000 años. Los chinos celebran la invención de los fuegos artificiales el día 8 de abril, ofreciendo sacrificios a Li Tian. En un principio, la utilización de la pirotecnia estaba limitada a las ceremonias religiosas. En el siglo XI con la dinastía Song comienza a popularizarse, pero por siglos se seguiría fabricando de manera artesanal. En1295 Marco Polo llevó los fuegos artificiales a Europa. En 1635 John Bate publicó Misterios de la Naturaleza y el Arte (cuatro tomos). En el segundo se daban pistas de cómo crear un dragón de fuego y otros espectáculos pirotécnicos.  Entre 1730-1740 los independentistas de las colonias inglesas los usaron para celebrar sus éxitos. Y desde 1777 se volvieron costumbre en EEUU. Finalmente entre 1830-1840 llegó el color con los pirotécnicos italianos. Lo consiguieron agregando sales metálicas como estroncio para el rojo, bario para el verde, cobre para el azul y sodio para el amarillo y el clorato de potasio aumentó también significativamente su brillo.

 

Leave a Comment