¿Sabías como revientan las palomitas de maíz?

Debajo de la dura cáscara de cada grano de maíz hay una gotita de agua rodeada por una capa de almidón. A 100 °C el agua se evapora y se mezcla con el almidón hasta formar una masa caliente y pastosa. La presión aumenta en el grano hasta que finalmente, a 180 °C, se abre. Un quinceavo de segundo después, se produce un acto súper veloz: un “brazo” de esponjoso almidón emerge y lanza el grano por el aire unos cuantos centímetros. El vapor de agua escapa del interior del grano de manera similar a cuando se descorcha una botella de champán, produciendo el resonante “estallido”. El almidón sigue brotando y volteando la cáscara conforme se enfría y al final la masa caliente de vapor y almidón se convierte en las palomitas que tanto disfrutamos. Cuando el proceso termina, cada grano de maíz es dos veces más grande y ocho veces menos denso que antes de reventar.

Leave a Comment