0

¿Sabías que?

0
0
Pelicula
Pelicula

¿Sabías cual fue la primera película de ciencia ficción? En 1895 Louis Lumière patentó el cinematógrafo. Este simple hecho implicó una revolución cultural del siglo XX el surgimiento del cine. Siete años después apareció la primera película de Ciencia Ficción… Le Voyage dans la Lune. En 1902 Georges Méliès, consiguió asombrar a su audiencia con sus efectos fotográficos. Inspirada por “De la tierra a la luna” (Julio Verne), y “Los primeros hombres en la luna” (H. G. Wells), muestra

cómo se entendía en la época el lenguaje cinematográfico, una simple traslación de la representación teatral. El cine de ciencia ficción entró en un período de decadencia desde 1930 hasta 1950, el género consistía principalmente en películas de serie B de bajo presupuesto. Tras el hito de Stanley Kubrick de 2001: A Space Odyssey de 1968, el cine de ciencia ficción fue tomado más en serio.

Idioma
Idioma

¿Sabías cuantos idiomas se hablan en el mundo? Es difícil de cuantificar pero se calculan que pueden existir unos 6,700 idiomas en todo el mundo. La confusión entre idioma y dialecto hace que el recuento sea prácticamente imposible. La mayor riqueza idiomática está en Asia, donde se habla el 32% de las lenguas del mundo, siendo el chino el idioma más hablado del mundo con unos 885 millones de personas. En segundo lugar se sitúa África, con un 30% de las lenguas del mundo, seguida de Oceanía con un 19% y de América con un 15%. Apenas el 3% se hablan en Europa.

Reloj Gigante
Reloj Gigante

¿Sabías cual fue el reloj más grande de la historia antigua? Se trataba de un reloj de sol de proporciones descomunales y mandado construir por Augusto en el año 10 a.C. Conocido con el nombre de Horologium Augusti, ocupaba la extensión aproximada de dos campos de fútbol y su gnomon (el “palito” que da la sombra) era un obelisco que medía 22 metros de altura. Su construcción fue un deseo expreso del emperador y para su diseño reunió a los mejores científicos y matemáticos de la época. Apenas quedan restos del Horologium. En el Museo del Vaticano se conserva la bola que estuvo en la punta. El obelisco se partió y fue olvidado en algún momento de la edad media. En el siglo XVIII fue recuperado, restaurado y trasladado a la Plaza Montecittorio donde aún permanece. Del suelo sólo hay unos pocos vestigios encontrados recientemente. A modo anecdótico destacar que Plinio el Viejo en el 70 d. C. reflejó en sus escritos que llevaba varios años sin funcionar correctamente. Hasta el 2006 no se superó las dimensiones del Horologium Augusti, al construirse un reloj solar usando como gnomon la torre de la Abadía de Saint-Michel.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *