0

¿Sabías qué?

0
0

¿Sabías para qué se inventaron las campanas? En los antiguos reinos de Asia, Egipto, Grecia y Roma las campanas de mano tenían un papel de carácter religioso y civil muy importante. Se usaban específicamente durante las ceremonias, para llamar a las personas a participar en los ritos.  Se creía también que su sonido servía para espantar a los demonios e incluso curar a los enfermos. Después las usaron vendedores callejeros a fin de llamar la atención de la gente o los vigilantes nocturnos para anunciar su ronda, en procesiones fúnebres para llamar al duelo o por los heraldos para convocar a la gente a escuchar sus noticias.  En la antigua Grecia se empleaban para anunciar la apertura del mercado de mariscos y en la época de los romanos indicaban la apertura del mercado y la hora de los baños También avisaban el paso de los criminales al suplicio, la aproximación de un eclipse y otros acontecimientos. Además, se colgaban en el cuello de las bestias como amuleto para ahuyentar a los lobos. Durante los años 604 a 606, se mandó que en todas las iglesias católicas se colocaran campanas que tocaran en los oficios, misas y festividades. Al crecer su número y tamaño se construyeron torres para colocarlas y aumentar su sonoridad. Las catedrales deben tener cinco o más campanas; las parroquias, dos o tres y las iglesias, una. Los concilios del siglo XVI prohibieron que las campanas tuvieran otros usos que no fueran los religiosos, pero tal prohibición se dispensó en casos de utilidad pública, como avisos de emergencia. Entre los mexicas, mayas, incas y otros pueblos que florecieron antes de la llegada de los españoles, las campanas eran un instrumento conocido, sin embargo no tenían trascendencia cultural y además el uso de los metales fue muy restringido. Consumada la Conquista de México, Hernán Cortés empleó cañones de bronce para fundir las numerosas campanas que se colocaron en los nuevos templos que se edificaban. Una pieza de importancia histórica es la llamada ‘campana de la Independencia’ con la que, según la tradición, Miguel Hidalgo realizó el repique que marcó el inicio del movimiento insurgente la madrugada del 16 de septiembre de 1810 en Dolores, Guanajuato.

 

¿Sabías quién invento el piano? Fue el italiano Bartolomeo Cristofori (1655-1731), en la ciudad de Padua, Italia, en el año 1700.  Este fabricante de clavicordios resolvió ciertas dificultades técnicas propias de estos aparatos, entre ellas el no poder cambiar el volumen de las notas producidas. Con el advenimiento de la ópera y su popularización, este tipo de problemas frustraba a los músicos. La diferencia entre un piano y un clavicordio es que el primero tiene conectadas las teclas con unos martillos que golpean en las cuerdas, mientras que en el segundo su mecanismo es parecido al de las arpas, rasgándolas. Con el paso de los años el aparato sufrió varias transformaciones, de acuerdo con las necesidades y exigencias de los músicos. Cristofori fabricó 20 pianos antes de su muerte y el primer recital de piano abierto al público en la historia ocurrió en 1768, interpretado por Johann Christian Bach (1735-1782), onceavo hijo de Johan Sebastian Bach (1685-1750).

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *