0

Sabías que…

0
0
Bala
Bala

¿Sabías que una bala que le dispararon a una persona lo mató realmente 20 años después en una situación increíble? En 1893 Henry Ziegland, de Texas, abandonó a su amada. Ésta se suicidó y, para vengarla, su hermano disparó contra Ziegland, pero la bala pasó

rozando la cara del novio desertor y fue a incrustarse en un árbol. Veinte años después, Ziegland intentó derribar el árbol que tenía la bala en su interior y uso para ello dinamita. La explosión disparó la vieja bala, que mató a Ziegland.

Ruleta
Ruleta

¿Sabías que Charles Wells desafió a la lógica y a la ley de probabilidades e hizo saltar la banca del casino de Montecarlo? Algunas casualidades nos hacen dudar de la existencia del azar. “Dios no juega a los dados”. Charles Wells, el hombre que, contra toda probabilidad hizo saltar la banca de Montecarlo en 1891, realizó dos apuestas idénticas sobre el rojo y el negro y ganó cada vez 100.000 francos. La tercera vez hizo su apuesta sobre el cinco, 35 contra 1 y ganó. Repitió cinco veces la operación y el cinco salió cinco veces, algo tan altamente improbable que puede considerarse imposible en la práctica. Wells retiró su dinero y se fue tranquilamente dejando mudo a todos los presentes.

Coincidencia
Coincidencia

¿Sabías que si de casualidades hablamos, nada más raro que lo sucedido con el nombre de Hugh Williams? El 5 de diciembre de 1664 un navío naufraga durante su travesía por el estrecho de Menay, en el mar de Irlanda. Uno solo de los sesenta y un pasajeros sobrevive, un hombre llamado Hugh Williams. Otro 5 de diciembre, el de 1785, otro barco se hunde en el mismo sitio. Y, de nuevo, se encuentra a un solo superviviente, un tal Hugh Williams. Finalmente, el 5 de agosto de 1820, caen en esas aguas 24 pasajeros de un velero perdido. Sólo un hombre se salvará; un hombre llamado… ¡Hugh Williams!

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *