0

¿Sabías que?

0
0
Tarjetas de navidad
Tarjetas de navidad

¿Sabías cual fue el origen de las tarjetas navideñas? Hubo un tiempo en el que al llegar estas fechas era muy frecuente enviar y recibir tarjetas navideñas para felicitar por las fiestas. Con las nuevas tecnologías esta tradición se va perdiendo y el volumen de envíos de tarjetas postales en navidad ha descendido estrepitosamente. Hoy es común felicitar por las fiestas a través de mensajes sms, e-mails o postales virtuales a través de Internet. Pero las tarjetas

navideñas tienen un origen y estas fueron inventadas por sir Henry Cole, quien en el año 1843 encargó a John Calcott Horsley, un amigo pintor, que le dibujara y pintara una escena navideña, que luego mandaría a reproducir en una imprenta, para después escribir unos breves deseos de felicidad, firmarlas y enviarlas a sus amigos y familiares. Horsley hizo 1.000 tarjetas y, las que no utilizó Cole, las vendió a un chelín cada una. Eran unos grabados coloreados a mano que representaban una familia que brindaba por sus amigos ausentes. En 1862 se empezaron a imprimir tarjetas navideñas de serie, que fueron un éxito inmediato. En 1893 la costumbre recibió la confirmación real cuando la Reina Victoria encargó 1.000 tarjetas a una imprenta británica.

Cafe o te
Cafe o te

¿Sabías que el rey Gustavo III de Suecia estaba convencido de que el café era un veneno? El rey Gustavo III de Suecia estaba convencido de que el café era un veneno y para demostrarlo, ordenó a un reo tomar café todos los días y a otro tomar té.  El experimento, que fue seguido por una comisión médica, fue un fracaso: los primeros en morir fueron los médicos, después el rey, muchos años más tarde el condenado a beber té y por último el bebedor de café.

Fantasma
Fantasma

¿Sabías porque a los fantasmas se los representa con una sabana y cadenas? El origen de representarlos así viene de una de las cartas escritas en el siglo I por Plinio el joven en la que nos encontramos con la figura del espectro o fantasma arrastrando unas cadenas. Expertos explican que las cadenas simbolizan las ataduras que tenían los difuntos en la vida terrenal, los pecados, aquellas cosas pendientes que debían resolver y por eso volvían. Por otra parte, el hecho de que se les represente con una sábana se popularizó en la Edad Media ya que era costumbre, a la hora de enterrar a los difuntos, que se los envolviera en un sudario. De hecho según las escrituras, a Jesucristo lo envolvieron en una sábana.

El mito del muerto que vuelve al mundo de los vivos ha sido utilizado en muchísimas ocasiones. Para describirlo que mejor que hacerlo con la vestimenta con la que eran enterrados y esas “cadenas” representando aquellas cosas pendientes que dejaron sin resolver.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *