0

¿Sabías que?

0
0
Margarina
Margarina

¿Sabías como se invento la margarina? En el siglo XIX la mantequilla era realmente cara. El gobierno francés ofreció una recompensa al que inventara algo muy parecido para consumo de las clases sociales bajas y el ejército. Hippolyte Mège-Mouriés, un químico de la época, inventó una sustancia a la que llamó óleo margarina. Se preparaba tomando grasa

vegetal, extrayendo la porción líquida bajo presión para después dejarla solidificar, creando un sustituto casi perfecto de la mantequilla. Es durante la segunda guerra mundial cuando la producción de margarina cobra mayor importancia, sobre todo en Alemania. Más tarde se convirtió en un negocio mundial.

Reloj
Reloj

¿Sabías que existe un reloj cuyo costo es 25 millones de dólares? Dicen que el tiempo es oro, pero para el fabricante de relojes Chopard es, además, diamantes y platino. La compañía suiza, con más de 150 años de historia, tiene en su lujoso catálogo el reloj más caro fabricado hasta la fecha. El brazalete 201-Carat Chopard tiene incrustados más de 600 diamantes, entre los que destacan uno rosado de 15 quilates, otro azul de 12 quilates y uno blanco de 11 quilates. Su precio es de 25 millones de dólares y, además de ser una joya única e inalcanzable para el bolsillo del 99% de los mortales, también sirve para mirar la hora.

Bancarrota
Bancarrota

¿Sabías cual es el origen e historia de la palabra ‘bancarrota’? El origen de la palabra bancarrota proviene del latín, pero no de una sola palabra, sino de dos, “bancus”, que significa banco o  mesa y “ruptus”, que significa roto. Pero aunque este es su origen etimológico, su origen histórico proviene de los primeros banqueros italianos del Medievo. En esa época los banqueros no disponían de oficinas, ni lugares específicos para realizar sus tratos. Si necesitabas un banquero lo encontrabas normalmente en lugares públicos, como las plazas, siempre sitios muy frecuentados. Y normalmente estos banqueros utilizaban un banco (similar a los que podríamos encontrar ahora en un parque) donde realizaban las operaciones propias de su oficio, contaban el dinero, hacían sus letras de cambio y todo tipo de transacciones propias de ellos. Así trabajaban, el problema era cuando el negocio no funcionaba porque perdía todos sus clientes o porque no era capaz de pagar las deudas con ellos, con lo que tenía que cerrar. Sin negocio, el banco se rompía literalmente, de forma que las personas que pasaran por delante del banco roto, supiesen que aquel no era un buen lugar para hacer negocios. Ahora romper un banco es imposible, pero ver como quiebra una entidad o individuo está a la orden del día.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *