Home Entretenimiento ¿Sabías que a los acantilados de Bunda, en Australia los llaman ‘el fin del mundo en Nullabor’?
¿Sabías que a los acantilados de Bunda, en Australia los llaman ‘el fin del mundo en Nullabor’?
0

¿Sabías que a los acantilados de Bunda, en Australia los llaman ‘el fin del mundo en Nullabor’?

0
0

Estas abruptas paredes de piedra caliza tienen una altura de entre 60 y 120 metros y se encuentran en el límite con el océano de la llanura de Nullarbor, una zona árida situada en el norte de la Gran Bahía Australiana. La llanura de Nullabor, cuyo nombre significa sin árboles, es la extensión caliza más grande del planeta con los acantilados majestuosos de Bunda y el Océano Índico. Es la piedra caliza más grande del mundo de una sola pieza, con una superficie de 270.000 kilómetros cuadrados y que se extiende unos 1.000 km de este a oeste. La zona es tan plana que el Ferrocarril Trans Australiano atraviesa su superficie durante unos 483 kilómetros en una línea completamente recta. La llanura de Nullarbor termina abruptamente en los espectaculares acantilados de Bunda (Bunda Cliffs), que comprenden unos 200 kilómetros de longitud en un barranco curvado alrededor de la Gran Bahía Australiana.

Los acantilados tienen unos 60 a 120 metros de altura y se pueden ver desde varios puntos de observación a lo largo de la Eyre Highway al este de Eucla y al oeste de Nullarbor Roadhouse. La autopista Eyre, principal enlace este-oeste de Australia, sigue la línea de esta espectacular costa a menos de un kilómetro tierra adentro. La carretera lleva el nombre de Edward John Eyre, quien junto a John Baxter y tres aborígenes, partieron de Fowlers Bay en febrero de 1841 en un intento de llegar a Albany, en Australia Occidental a través de la llanura de Nullarbor. La falta de agua y la dificultad extrema dieron lugar a un motín y dos de los aborígenes dispararon a John Baxter y se fugaron. Eyre y el tercer aborigen, Wylie, continuaron su viaje y completaron la travesía en junio de 1841. La autopista Eyre fue acabada exactamente un siglo después, en 1941.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *