¿Sabías que México significa “en el ombligo de la Luna” o, dicho de otra manera, “en el centro del lago de la luna”?

La palabra proviene del Náhuat “Metztli” (luna) y “xictli” (ombligo o centro).  Se le llamaba así porque el contorno de los antiguos lagos que ocupaban la cuenca de México se parecía a la figura de un conejo, similar a la silueta que forman las manchas lunares vistas desde la tierra. Y, como la gran ciudad de Tenochtitlán estaba en el centro de estos lagos, simbólicamente se ubicaba también en el “ombligo” del conejo de la luna. Los Aztecas lo pronunciaban “Meshico”. Los españoles lo escribían “México” ya que no existía la pronunciación de la “j”.  Cuando cambió la grafía de la “x” a la “j” se le empezó a llamar “Méjico” pero se siguió escribiendo “México”, lo cual es válido pues la Real Academia de la Lengua permite excepciones para nombres propios.

 

¿Sabías por qué se le llama Zócalo a la plaza de la Constitución de la Ciudad de México?

La Plaza de la Constitución, conocida como el Zócalo, es la plaza principal de la Ciudad de México. Junto con las calles aledañas, ocupa una superficie casi rectangular de aproximadamente 46,800 m² (195 m x 240 m). Se le denominó así en honor a la Constitución de Cádiz promulgada en 1812. Esta es la segunda plaza más grande del mundo y la primera entre los países de habla hispana. En 1843 el presidente Antonio López de Santa Ana convocó a un concurso para realizar un monumento conmemorativo por la Independencia de México, resultando ganador Lorenzo de la Hidalga, quien proyectó la construcción de una columna al centro de la plaza. De ésta solo se colocó el zócalo o base, pues el monumento nunca se concretó. El zócalo permaneció en el lugar por varios años y desde entonces a la plaza también se la empezó a llamar el Zócalo.

¿Sabías que en un globo terráqueo de 30 cm., la atmósfera tendría menos de un milímetro de espesor?

En efecto, el 99% de la atmósfera está contenido en una capa de 30 Km., lo cual representa sólo el 2 al millar del diámetro terrestre (12,756 Km.). Esto nos lleva a la siguiente reflexión: si pudieras manejar tu auto hacia arriba estarías en el espacio en 20 minutos.

Leave a Comment