Home Entretenimiento ¿Sabías que? ¿Sabías quienes eran los sacamuelas de la Edad Media?
0

¿Sabías quienes eran los sacamuelas de la Edad Media?

0
0

La deficiente higiene bucal en la Edad Media hacía necesaria la figura del sacamuelas. En dicha época para el cuidado dental se utilizaban dentífricos elaborados con huesos de sepia, coral o conchas, romero quemado, almástiga, incienso, carbón en polvo, coral rojo y canela molida. Tras limpiarse los dientes, se enjuagaban la boca con vino blanco tibio. Pero esto no evitaba que gran parte de las personas, padeciesen de caries, dientes rotos o encías vacías. Muchas damas permanecían con la boca cerrada a causa de estas carencias dentarias. Los dentistas de aquel tiempo eran llamados “sacamuelas”, oficio que practicaban los barberos. Iban de pueblo en pueblo arrancando las piezas dentales que dolían. La operación se acompañaba con el redoble de uno o más tambores que intentaban acallar los gritos desgarradores del paciente. Todo este proceso de extracción de piezas dentales carecía de higiene alguna y, mucho menos, se realizaban con anestesia.

 

¿Sabías que México ha logrado el récord de la chocolatada más grande del mundo?

México logró pasar a la historia con un nuevo récord Guinness, gracias a la participación de 2 mil 106 personas que bebieron un delicioso chocolate preparado con la receta del chocolatier francés Stéphane Bonnat. El delicioso chocolate que disfrutaron las 2 mil 106 personas que fueron parte del récord fue proveniente del Soconusco, Chiapas. El récord fue impulsado por la empresa Sanki México como una manera de poner en alto a México y con motivo de su séptimo aniversario en el país. Guinness World Records reconoce varios records relacionados al chocolate como el mayor conejo logrado en Brasil con un peso de 4.245,5 kg y la mayor cata de chocolate lograda en Venezuela con la participación de 419 personas.

 

¿Sabías que en la antigua Roma el color púrpura era solo para los ricos? Los romanos tenían la costumbre de juzgar a la gente por su ropa, más bien, por su color. Solo existían dos opciones: todos los colores “naturales”, ya sea café amarillento o gris, procedían de la lana de borrego natural y, por lo tanto, se percibían como propios de ciudadanos humildes y de bajos recursos, mientras que los tonos rojo, violeta y verde se creaban de forma artificial, usando colorantes caros que se traían desde países lejanos y se consideraban una señal de riqueza y nobleza. Usar ropa de color púrpura se consideraba lo máximo.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *