Home Tema Central ¿Se le acaba el tiempo a la humanidad? El Reloj del Apocalipsis avanza 30 segundos y queda a dos minutos del final al igual que en 1953
¿Se le acaba el tiempo a la humanidad? El Reloj del Apocalipsis avanza 30 segundos y queda a dos minutos del final al igual que en 1953
0

¿Se le acaba el tiempo a la humanidad? El Reloj del Apocalipsis avanza 30 segundos y queda a dos minutos del final al igual que en 1953

0
0

El Reloj del Juicio Final se movió 30 segundos hacia la medianoche, con el argumento de que el mundo está más cerca del apocalipsis por el fracaso de los líderes mundiales en alcanzar un acuerdo sobre temas tan cruciales como el cambio climático y la proliferación nuclear.

El grupo de científicos y patrocinadores del proyecto del simbólico Reloj del Juicio Final, conocido también como Reloj del Apocalipsis, han anunciado que se vieron obligados a adelantarlo 30 segundos más. El reloj se sitúa actualmente a dos minutos para la medianoche del Apocalipsis, es decir: 23:58:00. Este es el nivel más alto de peligro que enfrenta el planeta desde 1953, según los científicos.

El Boletín emitido, explica que el año pasado resultó ser peligroso y caótico. “En 2017 vimos un lenguaje imprudente en el ámbito nuclear, que calentó situaciones ya peligrosas y volvimos a aprender que minimizar las evaluaciones basadas en la evidencia con respecto al clima y otros desafíos globales, no conduce a mejores políticas públicas”, señaló la publicación.

“Aunque el Boletín de los Científicos Atómicos se centra en el riesgo nuclear, el cambio climático y las tecnologías emergentes, el panorama nuclear ocupa un lugar central en la declaración del Reloj de este año. Los principales actores nucleares están en la cúspide de una nueva carrera armamentista, que será muy costosa y aumentará la probabilidad de accidentes y percepciones erróneas. En todo el mundo, las armas nucleares están destinadas a ser más útiles en lugar de menos, debido a las inversiones de los países en sus arsenales nucleares. Esta es una preocupación que el Boletín ha estado resaltando por un tiempo, pero el impulso hacia esta nueva realidad está aumentando.”, añade.

La publicación dice también que, “el fracaso de los líderes mundiales para abordar las mayores amenazas para el futuro de la humanidad es lamentable, pero ese fracaso puede revertirse. Solo faltan dos minutos para la medianoche, pero el Reloj del Día del Juicio Final ha estado lejos de la medianoche en el pasado y durante este año el mundo puede moverlo nuevamente lejos del apocalipsis. La advertencia que ahora envía la Junta de Ciencia y Seguridad es clara, el peligro es obvio e inminente, pero la oportunidad de reducirlo es igualmente clara”.

“El mundo ha visto la amenaza planteada por el uso indebido de la tecnología de la información y fue testigo de la vulnerabilidad de las democracias a la desinformación. Pero está el lado opuesto al abuso de las redes sociales. Los líderes reaccionan cuando los ciudadanos insisten en que lo hagan y los ciudadanos de todo el mundo pueden usar el poder de internet para mejorar las perspectivas a largo plazo de sus hijos y nietos. Pueden insistir en los hechos y descartar las tonterías. Pueden exigir medidas para reducir la amenaza existencial de la guerra nuclear y del cambio climático sin control. Pueden aprovechar la oportunidad de hacer un mundo más seguro y más sano. Ellos pueden”, concluye el texto.

El reloj del Juicio final fue creado en 1947

Este mítico reloj fue creado en 1947 por un grupo de físicos estadounidenses involucrados en el Proyecto Manhattan de la primera bomba atómica.

La imagen del reloj apareció por primera vez en la portada de ‘Boletín de Científicos Atómicos’. Entonces su manecilla minutera estaba a 7 minutos de la medianoche, hora que supuestamente marcaba una catástrofe nuclear mundial.

El reloj se ha convertido en un indicador universalmente reconocido de la vulnerabilidad del mundo y que refleja el grado de amenaza de la proliferación nuclear y el calentamiento global.

Lo más cercano que el reloj ha estado anteriormente del ‘fin del mundo’ fue cuando marcó las 11:58:00, dos minutos para la medianoche, en 1953, año en que Estados Unidos y la Unión Soviética probaron artefactos termonucleares.

En el último medio siglo, el Reloj del Apocalipsis ha sido el símbolo más representativo de peligro nuclear. La primera representación del reloj tuvo lugar en 1947, cuando el cofundador de Bulletin, Hyman Goldsmith, solicitó a la esposa de un psicólogo del Proyecto Manhattan, una artista llamada Martyl Langdorf, la creación de un diseño de portada para la revista.

Tras discutir varias ideas, Martyl optó por “usar un reloj para simbolizar la urgencia”. Su plan fue repetir la imagen cada mes con un color de fondo distinto. Para ver como quedaría, dibujó su primer boceto (la parte superior izquierda de un reloj, con el minutero acercándose a medianoche) en la contraportada de un volumen de sonatas de Beethoven.

Este simple diseño despertó la imaginación de los lectores, evocando ambas imágenes: la del Apocalipsis (medianoche) y la posibilidad de un ataque militar (la cuenta atrás hasta cero).

Martyl pretendía que la imagen del reloj trasmitiera un sentimiento de peligro inminente, por ese motivo posicionó la aguja a 7 minutos de medianoche. La idea de mover el minutero vino posteriormente, en 1949, como un modo de dramatizar la respuesta del magazín a los acontecimientos mundiales.

Aunque el reloj ya no es la ilustración principal de la portada del Bulletin, se mantiene como parte integral del logo del magazín. El diseño original ha ido transformándose a lo largo de los años y fue completamente rediseñado en 1989, para hacer hincapié en el carácter global. Los movimientos de la manecilla, adelante o atrás, reflejan la percepción del peligro de sucesos catastróficos.

El Reloj del Juicio final ha ido variando su hora a lo largo de los años, acercándose o alejándose de la medianoche según los dictados de la política mundial. Hemos estado a 17 minutos en 1991, tras la firma de los tratados de reducción de armamento entre la Unión Soviética y EE. UU. y en el otro extremo, hemos llegado a los dos minutos para medianoche en 1953, al igual que ahora.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *