Home Editoriales Se respira en el aire…
0

Se respira en el aire…

0
0
Tab Machado

Esta mañana, al mirar distraídamente por la ventana y mientras me aprestaba a iniciar esta columna, el otoño se coló en mi vida casi que sin avisarme… La sorpresa fue porque, quizás, aun esperaba tener ante mí la clásica postal de un día de verano, esos en los que las cigarras cantan sin parar y la naturaleza explota en cada flor, en cada rama de árbol y en cada trino de pájaro que va de aquí para allá en el interminable peregrinaje de alimentar a sus pichones…

Sin embargo, el melancólico cielo poblado de nubes grises y el viento que sacudía sin cesar los árboles teñidos ya de amarillo y ocre me avisaron que el gran invitado que esperaba ver volverá, pero dentro de unos meses, luego de visitar otras latitudes, de alegrar otros corazones, de bañar con su luz, su calor y su energía otras tierras, otros parajes y otros semejantes…

Miré nuevamente por la ventana (ansiando creer que mi anterior visión era una simple mirada fatalista) pero descubrí con desilusión que el ciclo de la vida sigue girando impertérrito allá afuera, enfrascado en su ya clásico, indiferente y frenético andar y cubriendo mi horizonte cercano que sigue sembrado por cientos de techos que albergan y cobijan alegrías y tristezas, sosiegos e inquietudes, ocio y acción y enojos y satisfacciones por igual…

Me gustaría saber que genio loco trituró mis ilusiones haciendo añicos las hojas del almanaque sin previo aviso, imponiendo tercamente su perenne ley de rotación y traslación terrestre alrededor del astro rey, que marcan a fuego los ciclos de vida y del espíritu humano…

No hay nada que hacer… es otoño, se nota en el paso cansino de la gente y en su mirada lánguida hacia el infinito como queriendo atesorar, aunque sea por un instante, todo el calor y el color de la naturaleza que nos abandona sin pedirnos permiso…

Es otoño… se respira en el aire…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *